miércoles, 28 de enero de 2009

Condenan atropellos contra el movimiento estudiantil



Pastoral universitaria deploró los ataques a la Nunciatura y al cardenal Urosa


La represión en las manifestaciones estudiantiles en contra de la enmienda a la Constitución

que permitiría la reelección indefinida fue rechazada este miércoles por la Pastoral Universitaria.

A través de un comunicado la organización perteneciente a la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) que se encarga de promover la evangelización, la formación y las acciones misioneras dentro de las casas de estudios superiores, exige al Gobierno que proteja y respete los derechos humanos de todos los ciudadanos sin importar su inclinación política.

El escrito apunta especialmente el caso de los estudiantes universitarios a quienes los cuerpos de seguridad han reprimido de forma "desmedida" durante diversas actividades de calle en rechazo a la modificación del texto fundamental.

En este sentido el grupo de evangelización recuerda que la protesta cívica y pacífica está garantizada en la Constitución y que los acuerdos internacionales firmados por Venezuela expresan la prohibición de disolver manifestaciones mediante el uso de gases asfixiantes, tóxicos o similares (Estatuto de Roma. Parte II, Art. 8 b XVIII).

"La experiencia nos ha enseñado que cuando el Gobierno y la policía respetan y protegen el derecho a la libre manifestación, como sucedió el 23 de enero pasado, no hay violencia", indicala Pastoral Universitaria en el manifiesto fechado el 27 de enero de 2009.

Otro de los temas que aborda el documento es el de los distintos ataques que en contra de la Iglesia católica, las universidades, los partidos políticos y los medios de comunicación, han realizado diferentes grupos pro gobierno.

"Deploramos los atentados violentos contra diversas instituciones, particularmente contra la Nunciatura Apostólica, y los ataques al cardenal Jorge Urosa. Estos hechos indignan y entristecen al pueblo venezolano que desea vivir en paz y democracia", indica.

El manifiesto emitido por la Comisión Episcopal de Juventud y Pastoral Universitaria insta a todos los sectores de la sociedad, especialmente a aquellos que están comprometidos con la educación superior, a trabajar juntos en la construcción de la cultura de la vida.

"Nuestro pueblo desea la paz, que sólo se puede alcanzar desde el respeto a la diversidad, la defensa absoluta de la vida, la libertad como valor primordial y el ejercicio de la Justicia verdadera".

Vivian Castillo
EL UNIVERSAL