domingo, 8 de marzo de 2009

"Al país se le viene un tsunami"


"No queda otra que reducir los gastos y compensar con impuestos", dice Ramón Espinasa. Advierte que los ingresos petroleros en 2009 cubrirán un tercio de los obtenidos el año pasado. Indica que Pdvsa frenó su plan de inversión, pierde 5 millardos de dólares por subsidio a la gasolina y que sus proveedores foráneos están cerrando operaciones. Venezuela: primer semestre de 2008: el precio de la cesta de crudos pasa de los 100 dólares por barril y en la semana del 14 al 18 de julio alcanza el máximo de 126,46 dólares.
Ocho meses más tarde ­marzo de 2009­ la cotización promedio de la cesta nacional está 90 dólares por debajo de su máximo histórico. El Gobierno esperaba que, como en el pasado, los recortes de producción acordados por la OPEP, es decir, menos oferta mundial de petróleo ­una disminución de 4,2 millones de barriles diarios­empujaran el precio a 70 dólares por barril, según han reconocido las autoridades. No obstante, el año consumió 66 días y esa ansiada alza no se ha concretado.

­¿Por que los recortes de la OPEP no son efectivos? ­Las cifras de caída de la actividad productiva en Estados Unidos y de la economía mundial no han tocado fondo, de manera que se está materializando lo que se dijo hace seis meses: que esta sería la recesión mundial más severa desde la gran depresión que hubo en 1929, con la diferencia de que en aquella época la economía era más pequeña y por eso la escala de esta contracción nunca se había visto.

­¿Qué más puede repercutir esta crisis sobre el mercado petrolero? ­Es la primera vez desde 1982 que el consumo de petróleo cae en dos años consecutivos. El año pasado se juntaron dos fenómenos que ocasionaron una disminución en la demanda: primero, que los precios fueron muy altos hasta julio y en Estados Unidos se llegó al extremo de un precio de la gasolina de 4 dólares el galón (más de un dólar o por encima de 2 bolívares fuertes por litro) y eso redujo los patrones de manejo en ese país.

­¿Cuál es el segundo fenómeno que perjudicó la demanda? ­Disminuyó el consumo de petróleo cuando se materializó la contracción económica en Estados Unidos.

­¿Esa caída en el consumo continuará en 2009? ­Sí, porque hay menor actividad económica.

­Con ese escenario que señala, entonces sería poco efectivo que la OPEP concrete un nuevo recorte ­Por eso Arabia Saudita ha sido cautelosa. Los recortes de la OPEP no son creíbles porque no tuvieron un impacto para aumentar los precios.

­¿Nadie cree que un recorte sea sufi ciente para aumentar precios? ­A la prueba me remito con lo que está ocurriendo.

­¿Entonces los recortes terminan siendo más perjudiciales que benefi ciosos? ­La experiencia de cortar volúmenes para defender los precios ha fracasado. Tenemos la experiencia que se vivió entre 1982 y 1985, cuando se recortó producción y se dejó espacio para que otros productores entraran y la organización tuvo que aceptar menores precios.

Además, hay una cantidad de proyectos que, por la inercia que traían, no se van a parar y por eso la oferta está creciendo. En los años de altos precios se estimuló la oferta petrolera en países no OPEP en América Latina, África y Asia.

­¿Todos los países están en capacidad de continuar haciendo recortes? ­Cuando hablamos de la OPEP, nos referimos principalmente a Arabia Saudita, que ha recortado más de lo que le correspondía, más sus dos aliados en términos geopolíticos ­Kuwait y Emiratos Árabes Unidos­ que prácticamente suman la mitad de la producción de la organización. Ellos son los que determinan hasta dónde se está cortando porque los demás países, incluida Venezuela, un recorte les pega más porque son marginales en los volúmenes que producen y tienen más necesidades que atender.

­¿Cuáles son los efectos para Venezuela con un menor precio del petróleo más los recortes de producción? ­El precio promedio del WTI, que es el crudo de referencia en Estados Unidos, estuvo en 100 dólares el año pasado. Hoy es 40 dólares y ese es el pronóstico para todo el año del Departamento de Energía. El precio de la cesta venezolana es menor y se mueve con el WTI. Eso signifi ca que el ingreso petrolero del país en 2009 sólo cubrirá entre un tercio, a lo sumo 40%, del que se tuvo el año pasado porque además de un menor precio, se está recortando producción y se está dejando de exportar.

Además, está aumentando el consumo interno que genera pérdidas, y hay otros factores que afectan el ingreso como la calidad de los productos que exporta Venezuela, que en su mayoría son crudos pesados y el diferencial con respecto a los livianos es mayor. También el deterioro de la infraestructura Pdvsa ha ocasionado que algunos productos se vendan a descuento porque están fuera de certifi cación internacional.

­¿Cuánto pesa el subsidio de la gasolina sobre los ingresos de Pdvsa? ­La gasolina se está vendiendo en el país entre 5 y 6 dólares y mi estimado ­con el tipo de cambio actual­ es que el costo de un producir un barril, que incluye extraerlo, refinarlo, distribuirlo y venderlo al detal, debe estar rondando los 25 dólares.

­¿Quiere decir que Pdvsa pierde 20 dólares por barril? ­Eso da más de 5 millardos de dólares en un año, lo cual podría ser la cuarta parte del ingreso por exportaciones de este año.

­¿Pareceriera que el Gobierno necesita un barril a 70 dólares para no estar en problemas? ­Este año ese no va a ser el precio. Seguramente será la mitad.

­¿Fue un error del Gobierno elaborar el presupuesto público con un petróleo a 60 dólares? ­No. Cuando se hicieron las predicciones presupuestarias, el precio de la cesta venezolana estaba en 125 dólares y se puso casi a la mitad. Hubo mucha gente, me incluyo, que dijo que esos precios eran insostenibles.

Pero lo importante no es hacer la comparación con respecto al presupuesto, que en Venezuela es una fi cción, sino con los ingresos del año pasado.

­¿Una primera consecuencia de esa caída de ingresos son los retrasos que tiene Pdvsa en el pago a proveedores? ­Esa es una forma que utiliza Pdvsa para fi nanciarse porque no tiene caja. Está la noticia de la deuda que tiene la empresa con sus contratistas por 8 millardos de dólares, y hay empresas de servicios que están cerrando sus operaciones en el país por la insolvencia por la que atraviesa la corporación.

­Pero Pdvsa hace eso para mantener las transferencias al Gobierno.

­Eso lo puedes hacer una vez, pero luego ocasiona que se pierda capacidad de producción y se genera una mayor recesión en el sector petrolero. El día que se revierta esa tendencia, porque está creciendo la demanda y los precios son más altos, el país no estará en capacidad de responder a un aumento de producción porque no se están haciendo las inversiones.

­Las autoridades de Pdvsa aseguran que el plan de inversión se mantiene.

­En la práctica eso no está sucediendo porque la situación fi nanciera de Pdvsa y del país es muy compleja.

­¿Qué medidas se deberían tomar? ­Al país se le está viniendo encima un tsunami, y al Gobierno no le queda otra opción que reducir los gastos, disminuir las importaciones y compensar con impuestos.

­Pero eso contradice lo que sugieren los organismos internacionales que recomiendan aumentar el gasto público y reducir los impuesto para frenar la recesión.

­Esas medidas tienen sentido cuando hay capacidad ociosa y el gasto público intenta cubrir una caída en la actividad privada hasta que se recupere otra vez, como están haciendo otras naciones de América Latina. Ese no es el caso de Venezuela, donde se está minando la presencia del sector privado, y se deterioró la capacidad de las exportaciones no petroleras.

­El Gobierno dice que puede enfrentar la situación porque tiene ahorros en el Fonden.

­Se desconoce con certeza cuánto dinero se tiene disponible, pero en todo caso el monto que se señala no cubre la caída que registrarán los ingresos petroleros. Tampoco hay plan para enfrentar la crisis y, lo más grave, es que hoy el país es más dependiente que nunca del petróleo.


El Nacional