viernes, 6 de marzo de 2009

Jaua llama a que "el pueblo salga a ocupar medios de producción"


Forajidos como estos son parte de eso que Jaua denomina "pueblo": delincuentes, drogadictos, borrachos consuetudinarios, mendigos, prostitutas, etc. Basta dar una vuelta por la Plaza Bolívar de Caracas y se observan prostitutas con franelas rojas del "proceso socialista".


Afirma que ganaderos "administran las ganancias de la especulación"


La pasividad ciudadana ante las tomas de plantas y otros medios de producción no es suficiente para el Gobierno nacional, según lo manifestado por Elías Jaua, ministro de Agricultura y Tierras, respecto a las inspecciones y expropiaciones gubernamentales de plantas y otros medios de producción privados.

El ministro Jaua manifestó que "muchas veces en algunos sectores no hay movilización popular organizada, muchas veces el Gobierno tiene ofensivas contra la oligarquía y no hay un pueblo movilizado que lo respalde; y parece una pelea del Gobierno contra tal o cual empresa cuando debe ser una pelea del pueblo contra la oligarquía que lo hambrea, explota y le acapara los alimentos".

El titular del MAT afirmó que "hace falta que la iniciativa sea del pueblo antes que el Gobierno salga a ocupar una fábrica. Las amas de casa, los consejos comunales de los barrios y campos deben exigirle al Gobierno que sea contundente contra la oligarquía, para que podamos ir construyendo un verdadero poder popular y no simplemente unas circunstancias de un gobierno revolucionario (...) que haya un poder popular capaz de profundizar la revolución".

Asimismo, cuestionó la capacidad productiva del sector privado basado en capitalismo. "Lo que oculta el capitalismo es que logra niveles de abastecimiento relativos porque excluye a gran parte del pueblo de los bienes y servicios (...) la revolución no ocasiona la caída de la producción, sino que heredó la estructura capitalista".

En ese sentido indicó que "es mentira que si los privados no producen no se podrán atender las necesidades del pueblo. La producción está garantizada porque está en manos de los campesinos, que deben prepararse para asumirla si los privados se fueran (...) hay que demostrar que el pueblo es quien produce. Los terratenientes tienen peones y obreros, y si no quieren sembrar, sembraremos con esos trabajadores a quienes entregaremos esas tierras, y punto; porque a fin de cuentas no son ellos (los propietarios) quienes siembran u ordeñan".

En particular, Jaua dirigió sus críticas contra Genaro Méndez, presidente de Fedenaga, al indicar que "por ahí anda el presidente de Fedenaga, que se la tira de ganadero, pero tiene un poco de trabajadores que ordeñan las vacas. Si usted señor de Fedenaga se pone cómico, le expropiamos la finca y sus trabjadores seguirán ordeñando las vacas. A fin de cuentas (los propietarios de fincas) no siembran ni ordeñan, sino que administran las ganancias producto de especulación y explotación".

Méndez, citado por Globovisión, respondió al ministro Jaua que "él tiene el poder de expropiar mi finca y yo tengo la responsabilidad de transmitir los problemas que yo recibo en Fedenaga". Explicó que los ganaderos de Táchira no han podido colocar sus productos en los mataderos por el exceso de carne importada.

Méndez anunció que en cuatro meses Fedenaga escogerá al próximo dirigente de la organización. "Quien venga seguirá el mismo mensaje, hasta que se solucionen los problemas".

Hegemonía de lo colectivo
El ministro Jaua afirmó que "debemos construir poder para tener hegemonía de propiedad social sobre los medios de producción. No hemos podido controlarlos de una vez, como otras revoluciones, pero esto se trata de construir una hegemonía". Explica que "apenas factores revolucionarios han ocupado espacios del Estado. El poder del aparato ideológico de los medios de comunicación y el poder de producción de bienes básicos lo tiene la oligarquía".

Ernesto J. Tovar
EL UNIVERSAL