martes, 10 de marzo de 2009

El Dalai Lama acusa a Pekín de haber convertido Tíbet en un "infierno"






El Dalai Lama acusó el martes a China de haber convertido al Tíbet en un "infierno" y de haber matado a "cientos de miles de tibetanos", al cumplirse el 50º de aniversario de la insurrección que llevó al líder espiritual a exiliarse y a Pekín a reforzar la seguridad.

Mientras las autoridades chinas desplegaban masivas fuerzas de seguridad en toda la meseta tibetana para prevenir protestas, el Dalai Lama volvió a reiterar su reivindicación de una "autonomía significativa" para su país natal desde su exilio en Dharamsala, en el norte de India.

Los habitantes de la capital tibetana, Lhasa, afirmaron que no había manifestaciones el martes por la mañana y el presidente del gobierno autónomo de Tíbet aseguró que la ciudad estaba en calma. Sin embargo, la calma parecía debida a la presencia de soldados y policía patrullando las calles.

La policía china expulsó a tres periodistas de la AFP de una zona tibetana del oeste de China y afirmó que otras ciudades de la región estaban cerradas a los extranjeros.

En un discurso pronunciado en un templo del Himalaya indio el Dalai Lama, Premio Nobel de la Paz 1989, afirmó que "estos últimos 50 años han sido de sufrimiento y destrucciones para el territorio y el pueblo del Tíbet".

"Una vez ocupado Tíbet, el gobierno comunista chino ha realizado allí toda una serie de campañas de violencias y represión (...) Los tibetanos han vivido literalmente un infierno en la Tierra", acusó el líder del budismo tibetano.

"Consecuencia inmediata de estas campañas: la muerte de cientos de miles de tibetanos", fustigó.

La diáspora tibetana convocó manifestaciones con motivo del 50º aniversario de la rebelión, en Dharamsala pero también en capitales como Katmandú, Canberra, París, Roma, Bruselas, Praga, esta última presidente de turno de la Unión Europea, y Washington.

La Casa Blanca expresó su "preocupación" por el respeto de los derechos humanos en el Tíbet y pidió a las autoridades chinas y a los representantes del Dalai Lama que abran un "diálogo sustancia".

Manifestantes protibetanos y policía se enfrentaron brevemente en la capital australiana y en el interior de un monasterio en Nepal. En Suiza, unos 120 edificios oficiales amanecieron con una bandera tibetana.

Por su parte, la oposición taiwanesa proindependentista conmemoró el aniversario de la revuelta tibetana mientras que el gobierno de la isla, conciliador con Pekín, mantuvo silencio.

Pekín reaccionó acusando al Dalai Lama de "propagar rumores", al tiempo que afirmaba no querer responder a las "mentiras" del líder espiritual del budismo tibetano.

"La camarilla del Dalai Lama no distingue lo verdadero de lo falso. Propaga rumores", declaró un portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Ma Zhaoxu.

"Las reformas democráticas en el Tíbet son las más amplias y las más profundas de su historia", afirmó el portavoz.

Ma Zhaoxu aprovechó la ocasión para pedir al Congreso estadounidense que rechace un proyecto de resolución de apoyo al Tíbet que debía examinar este martes.

Tras la invasión y la ocupación de Tíbet por China en 1950-1951, el 14º Dalai Lama huyó el 17 de marzo de 1959 y

cruzó la frontera india el 30 de ese mismo mes, cerca de tres semanas después del inicio de una rebelión contra el régimen chino en Lhasa violentamente reprimida.

Incluso "hoy en día, los tibetanos de Tíbet viven permanente atemorizados: su religión, cultura, lengua e identidad está amenazadas de desaparición. Los tibetanos son considerados como criminales que sólo merecen la muerte", subrayó el Dalai Lama.

Sin embargo, el líder espiritual tibetano -político pragmático y gran diplomático- siempre ha defendido una estrategia de no violencia y conciliadora hacia China y renunció hace mucho tiempo a la independencia a favor de una diplomacia denominada de "la vía intermedia" que defiende una simple "autonomía cultural".

"Nosotros, los tibetanos, estamos buscando una autonomía legítima y significativa que nos permitiría vivir en el marco de la República Popular de China", afirmó el Dalai Lama, de 73 años.


http://es.noticias.yahoo.com/12/20090310/tts-el-dalai-lama-acusa-a-pekin-de-haber-efe14c4.html