martes, 31 de marzo de 2009

Presidente critica línea de mandatarios "progresistas"


Observa contacto con EEUU y Reino Unido como un "peligro para la unión" del Sur

El presidente de la República, Hugo Chávez Frías, tuvo fuertes palabras para los gobiernos latinoamericanos que entran en la llamada corriente "progresista". Criticó particularmente al gobierno chileno y sus contactos con Estados Unidos e Inglaterra. "La presidenta de Chile se reunió en Santiago con el vicepresidente de Estados Unidos y el primer ministro británico, dos representantes de los imperios. No entiendo nada. Creo que eso pone en peligro la unión de Suramericana", expresó.

Según Chávez, el principal reto de la II Cumbre América del Sur-Países Árabes (ASPA) puede resumirse en "la creación de un mundo pluripolar. Hay un parto histórico, un parto mundial (...) Está naciendo un mundo y caen los imperios".

El mandatario participa esta semana en dicha cumbre para posteriormente viajar a Irán, donde permanecerá hasta el 3, y el 5 de abril por la noche llegará a Japón, según su agenda.

El Presidente podría incluir una imprevista escala en China entre sus visitas a Irán y Japón de esta semana, informaron ayer medios locales citando "fuentes vinculadas a la Presidencia", destacados por Afp. Se haría un encuentro con su homólogo Hu Jintao.

Estabilidad petrolera Chávez precisó además que uno de los grandes logros que alcanzaron los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), fue detener el derrumbe de los precios. "Volverán a ir remontando de manera progresiva hasta que se establezcan en una banda de precios justos, que sería alrededor de 80 dólares", puntualizó.

Manifestó apoyo a la creación de una nueva moneda para las reservas internacionales, como propusieran Rusia y China.

Nada con Israel Horas antes de su salida del país, Chávez descartó en una entrevista con la cadena árabe Al Yazira que su gobierno tenga algún interés en restablecer las relaciones con Israel, rotas desde inicios de año, y afirmó que sólo reconsideraría su postura si las autoridades de ese país cambian de actitud y dejan de ser una "élite genocida''.

El Universal