jueves, 12 de marzo de 2009

Laboratorios de droga se esconden en selva fronteriza entre Venezuela y Colombia


Militares venezolanos, de la Guardia Nacional Bolivariana Grupo Armado Comando (GAC), desmantelaron hoy, 10 de marzo de 2009, siete laboratorios para el procesamiento de droga que fueron localizados en la Sierra de Perijá, en el extremo noroccidental de Venezuela, cerca de la frontera con Colombia, donde se incautaron de 420 kilos de cocaína y pasta de cocaína, así como de precursores sólidos y líquidos para su elaboración.




Acetonas, ácidos, alcoholes, pasta de coca y costosos equipos no bastan para producir cocaína en la frontera con Colombia. La tupidez de la selva y lo intrincado del terreno son otros ingredientes para mantener activos los laboratorios ilegales de la droga.

Sobre una hectárea y a 1,600 metros de la línea fronteriza con Colombia, se levantó el laboratorio más grande y productivo de la zona, antes de que fuera descubierto, junto con otros seis, por la Guardia Nacional venezolana este lunes como parte de la operación "Sur del Lago'', que cubrió tres estados al sur del occidental Lago de Maracaibo.

En el interior del taller se encontraron 370 kilos de cocaína procesada y 60 kilos de pasta de coca, de los cuales se pueden sacar hasta 480 kilos de la droga. Pero este martes todo voló por los aires con cargas de explosivos C4, que dejaron una nube de humo como única evidencia de la fábrica clandestina.

Hasta hace pocos días, el sitio, cercano a la población de Santa Bárbara, en el estado Zulia (noroeste), producía hasta siete toneladas mensuales de cocaína con una mano de obra de entre 25 y 45 personas trabajando todo el día.

En la huida, los antiguos usuarios dejaron habitaciones con literas, una cocina y un comedor, así como en una planta eléctrica que alumbraba el campamento y hacía funcionar una bomba de agua, todo ello elevado con tablones de madera a unos metros del suelo.

También quedaron balanzas digitales, pipetas de medición, una secadora y una prensa con la que se troquelaba los paquetes de cocaína con las señas de seis carteles del narcotráfico aún sin identificar, todos los implementos para completar el complejo proceso de convertir la pasta en cocaína.

Los militares explican que en el laboratorio la pasta es bañada en ácido sulfúrico y otras sustancias hasta conseguir el polvo base que es secado en lámparas. Luego se agrega acetona, ácidos y otras sustancias para lograr mayor pureza, antes de ser secada en alguno de los microondas y hornos industriales grandes como un armario que quedaron en el sitio.

Desde este laboratorio, un kilo de cocaína se podía vender por 25,000 bolívares (11,672 dólares), en el primer paso de un camino que la elevaría hasta 60,000 dólares en las costas de Estados Unidos, según uno de los militares involucrados en la operación.

"La pasta de coca se produce al lado (Colombia) y aquí se procesa luego para hacer el producto elaborado que es llevado a los grandes consumidores del mundo'', dijo a la AFP el general Freddy Carrión, comandante de la GN, satisfecho por los resultados tras dos meses de investigaciones.

Suspicaces por el elevado número de incautaciones de droga en las carreteras aledañas a la selva fronteriza, las autoridades militares empezaron en enero las labores de inteligencia para dar con la ubicación exacta del laboratorio.

Para llegar al campamento escondido, es necesario caminar un cuarto de hora por un angosto camino de lodo desde el río Socuavó, que cruza de oeste a este la frontera colombo-venezolana, y que pudo ser usado para llevar los equipos al lugar.

"Por lo difícil e intrincado de la zona, no es fácil llegar desde las poblaciones venezolanas cercanas a este sitio. Sin embargo, estamos a 1,600 metros de la línea fronteriza con Colombia y por eso presumimos que mucha de la mano de obra que aquí opera procede de allá'', agregó Carrión.

Tras los primeros descubrimientos, la GN seguirá por el espeso follaje y los caminos empantanados con "la finalidad de determinar si hay algunos otros campamentos de este tipo en esta línea próxima a la frontera'', como anunció el comandante del cuerpo armado.

Por lo pronto ya empezaron, en colaboración con los demás cuerpos de la Fuerza Armada, otra operación con el nombre de "Centinela'' que, según dijeron, abarcará toda la zona fronteriza con Colombia.


SANTA BARBARA, Venezuela

El Nuevo Herald