lunes, 16 de marzo de 2009

Opositores venezolanos rechazan toma de puertos por militares


Los gobernadores y alcaldes de oposición solicitaron el lunes al Tribunal Supremo de Justicia suspender la orden del presidente Hugo Chávez a las fuerzas armadas para tomar tres de los principales puertos del país que estaban bajo control de los gobiernos regionales.

"Nadie comprende porqué la aplicación de la fuerza... la Constitución no se puede violar ni a través de una ley inconstitucional, ni tampoco a través del uso de la fuerza", dijo a periodistas el gobernador del estado Carabobo, Henrique Salas Feo, al presentarse al tribunal para pedir suspender la toma del puerto de Puerto Cabello.

Salas considera que la medida vulnera la Carta Magna.

La decisión de Chávez fue anunciada la víspera y además de Puerto Cabello, incluye los puertos de Maracaibo y la Isla de Margarita.

El mandatario ordenó la toma militar de los tres muelles, controlados por gobernadores opositores, basado en una reforma a la ley de descentralización aprobada la semana pasada por la Asamblea Nacional en la que se da potestad al Ejecutivo de intervenir autopistas, puertos y aeropuertos cuando lo estime conveniente.

Chávez dijo el domingo, dirigiéndose a los militares, que si alguno de los gobernadores opositores afectados por la medida desacataba la decisión, "lo capturan in fraganti... eso merece prisión".

El alcalde mayor de Caracas, Antonio Ledezma, dijo a la emisora Unión Radio que "si meten preso a Salas Feo nos meterán presos a todos, pero no nos van a atemorizar".

Ledezma instó a Chávez a que respete los resultados de los comicios regionales del pasado 23 de noviembre que le dieron a la oposición cinco de los 23 estados del país y cinco de las seis alcaldías de la capital.

"Este no es un pueblo que va aceptar que le sigan colocando la bota en el pescuezo (cuello). Este es un pueblo que va a defender su democracia y lo va hacer cívicamente", agregó.

En declaraciones a Unión Radio, el gobernador del estado Nueva Esparta, Morel Rodríguez, consideró la medida como "una patada histórica a los pueblos que conforman la geografía nacional y a los gobernadores que fueron electos como el presidente".

El gobernador oficialista del estado oriental de Anzoátegui, Tarek William Saab, descartó que la toma de los puertos represente una violación de la Constitución y expresó que lo que se busca es "una corresponsabilidad del Ejecutivo más las gobernaciones".

Los 13 gobernadores oficialistas señalaron en un comunicado conjunto que las declaraciones de sus colegas opositores buscan "confundir al pueblo" por medio de un "aquelarre de mentiras mediáticas" y explicaron que la reforma a la ley de descentralización pretende "fortalecer nuestra condición de ser un solo pueblo, una sola nación en todas las áreas del quehacer social, económico, cultural y político".

La oposición ha denunciado que Chávez busca "boicotear" a los gobiernos opositores para evitar que se conviertan en una fuerza política importante.

Durante los años 90 se inició en Venezuela un proceso de descentralización que permitió a los gobiernos regionales asumir el manejo de autopistas, puertos y aeropuertos, así como crear impuestos para lograr la independencia del Ejecutivo.

El Nuevo Herald