viernes, 6 de marzo de 2009

Costos de elaboración impiden vender una arepa en BsF 1,5


Las areperas, además de la materia prima deben pagar servicios, impuestos y salarios


Las fiscalizaciones del Instituto para la Defensa de las personas en el Acceso de Bienes y Servicios (Indepabis) sobre las plantas procesadoras de harina precocida se extienden a partir del lunes a las areperas del país, para evitar excesos en los precios de las arepas.

El presidente de ese organismo y ahora ministro de Comercio, Eduardo Samán, plantea que una arepa debe venderse en BsF 1,5. En este cálculo se toma en cuenta que un paquete de harina de maíz precocida cuesta BsF 2,07, y de éste pueden salir 20 arepas; además se analiza que un kilo de pernil regulado cuesta BsF 16, lo que rinde para un número importante de arepas.

Pero en estos cálculos no están incluidos los gastos de mano de obra, servicios y patente del local, impuestos y todos los insumos que también entran en la estructura de costos de los negocios que venden arepas.

En un recorrido realizado por El Universal en diversas areperas de la ciudad, los comerciantes coincidieron en que es imposible ofrecer una arepa rellena a BsF 1,5.

La diversidad de precios de las también llamadas tostadas es bastante amplia. En un local en el centro de la ciudad se puede comprar una arepa de pollo en BsF 4 mientras que la misma tostada en La Castellana puede costar hasta BsF 22.

El propietario de una arepera popular en Candelaria, Alberto Mayorca, señaló que los costos de la arepa dependen del rendimiento del relleno, los aliños para el guiso y la mano de obra, por lo que asegura que es imposible alcanzar el precio propuesto por Samán.

Está de acuerdo con que el Indepabis fiscalice las areperas "porque hay algunas que se exceden con los precios, pero a BsF 1,5 no se puede vender. Una arepa sola cuesta BsF 0,50", dijo.

Pablo Méndez considera que para reducir los precios de las arepas también hay que bajar los precios de los ingredientes, del queso, pollo, carne, aguacate y tomate, "que cada vez están más caros". "Si nos van a obligar a vender arepas en BsF 1,5 entonces no se venderán más arepas porque nadie va a trabajar para ganar eso".

Ninguno de los comerciantes consultados pudo precisar el margen de ganancia por arepa, pero calculan que no excede de 10%. Desestiman que se estén aprovechando de las personas como dijo Samán y aseguran que prestan un servicio.

Los comercios reportan una caída en las ventas de estos negocios entre 20% y 30% en los últimos tres meses, y que los precios subieron BsF 2 este año.

Jorge Costa, propietario de una arepera en la avenida Urdaneta, comentó que la baja de las ventas responde a una merma en el poder adquisitivo.

Angie Contreras C.
EL UNIVERSAL