viernes, 5 de octubre de 2007

Consecuencia del Bochinche: Abstención



Tengo rato leyendo a más de un entusiasmado periodista o político queriendo convencer, en las formas más patéticas e infructuosamente, sobre la "necesidad" de ir a votar en contra del referendum. A ellos tengo una sola frase: "al carajo".

No importa como quieran camuflar el veneno: simplemente no me lo voy a comer. Ya tuvimos un Arias Cárdenas y un Terrobo (Teodoro/Rosales/Borges). Somos seres humanos que caemos dos veces en el mismo error, y quizás tres o cuatro. Pero nueve años de "leña" a cuestas nos ha hecho aprender que los políticos, toditos ellos, se han ganado una guillotina. Si señores, a la francesa.

Mucha gente me pregunta sobre la expectativa del país de cara al año próximo. Entre el referendum que se tira no sólo a la Democracia sino a la "República", y el "Bolívar Fuerte" que es realmente el "Bolívar Fraude", es totalmente comprensible que mucha gente sienta pánico al momento de tomar decisiones económicas importantes. No es para menos. Pero si hay algo que NO me han preguntado es sobre ir a votar contra el referendum: NADIE pereciera tener el menor interés por ello. Para el opositor está claro que votando o no votando, Chavez hará lo que le venga en gana, mientras que el chavista promedio así como al Nini (estos últimos mayoría por sobre todas las cosas), eso de la Reforma le sabe a casabe: ni lo entiende ni le preocupa ni le interesa. Ahora, el opositor entiende que si vota lo convalidamos (como pendejos); si no votamos, al menos quedará Chavez sólo en su laberinto y ya veremos si lo enterramos ahí o lo sacamos a patadas.

Aun así, hay mucha gente que piensa que el referendum y la diatriba política no afecta la economía. Y en esa ignorancia ellos son felices, atribuyéndole la inflación a Bush, al Medio Oriente y hasta al mal tiempo (una vez escuché de alguien que creía que la inflación es propaganda del imperio). Pero resulta que la incertidumbre política, del ser o no ser (estar o no estar) realmente jode la economía como nada en el mundo. Comenzando, hay mucho empresario que tiene deudas en dólares, cosa que hace para poder obtener dólares para adquirir insumos en el exterior. Si el dólar se dispara, se dispara sus deudas. Y lamentablemente, así está la mitad de la industria que importa y a la que CADIVI no le quiere dar dólares. Ellos son los primeros en estar atentos a cualquier fluctuación cambiaria, para reevaluar sus precios, lo que termina generando inflación al final de la cadena. Si hay algo realmente socialista es la inflación: nos afecta a todos por igual.

Pero lo del referendum sigue siendo polémica para algunos que pretenden convencernos de ir a votar. Es como si les pagaron para parecer pendejos y convencer a otros pendejos de que es de pendejos la abstención. En efecto, para ser demócrata hay que EJERCER la democracia, pero eso lamentablemente no se puede hacer en las condiciones actuales. Así que no nos vengan los chavistas con la perorata del golpismo y el imperialismo o los opositores (políticos o no) con la perorata de la conservación de los espacios y la lucha contra la tiranía. Señores, aquí lo que hay es tremendo bochinche, un bochinche que permite lucrarse de formas impensables a toda una generación de pseudos-socialistas que encontraron en el más puro consumismo capitalista una forma de vida, que no están dispuestos a soltar: una vez colocaron ese trasero en un asiento de cuero de un BMW, Audi o Mercedes, ya no creen en Mikies preña'os: "viva el consumismo, arriba el capitalismo salvaje (pa' mi), viva Miami y viva Nueva "Yol", que el socialismo es pa' los pobres".

Conversándolo con mi esposa llegamos a la conclusión de que el tema de la Reforma Constitucional es lo que se entendería en la "Novena Revelación" como un drama de control (gracias Mónica!): Chavez hace una pose (la propuesta de reforma) tratando de obtener, de nosotros, una acción - votar. Así que, si lo que necesita Hugo son votos, entonces démosle lo totalmente opuesto: no votos. Y el drama de control queda resuelto!

Por lo que más que debatir la reforma y gastar dinero (de los contribuyentes) en propaganda para votar NO, es mejor proponer un plan de concientización nacional donde se proponga una protesta anti-reforma no-violenta: abstención consciente (yo voté por abstención activa, pero mi esposa me convenció de este título). Para enfatizar el objetivo podríamos enfocarlo en el bochinche del gobierno, la corrupción campal, el militarismo complaciente, la violencia social, el fraude del CNE (RRP y 3D como muestras) y establecer que tanto la alta plana Chavista como los políticos opositores (oficialistas o complacientes, según como se vea) son exactamente lo mismo.

Hay que sincerar la política venezolana de una buena vez. Quizás la gente no salga a la calle a protestar pero lo hará en la forma y medida que pueda. Quizás esa sea la clave.

Lo demás es paja y de la buena.

Tomado de:
http://antonioricaurte.blogspot.com/2007/10/consecuencia-del-bochinche-abstencin.html