martes, 9 de octubre de 2007

Vecinos retuvieron inspectores para pedir entrega del CDI


Tres empleados del Ejecutivo regional fueron secuestrados por una comunidad rural del municipio Bolívar, que pedía hablar con el gobernador Tarek William Saab. Desde hace tres años se quedaron sin ambulatorio y esperan la culminación de un Centro Diagnóstico Integral

“En los ocho años que tiene Chávez mandando no habíamos protestado, pero nos cansamos”, vociferó a viva voz Virginia Serrano, habitante de Naricual, zona rural del municipio Bolívar.

Ayer a las 3:00 pm, un grupo de vecinos de la comunidad decidió tomar por rehenes a dos funcionarios de la Secretaría de la Vivienda del Gobierno del estado Anzoátegui (Sevigea) y a un inspector de la dirección de Salud Pública. ¿La razón?: El retraso de 3 años en la culminación del Centro de Diagnóstico Integral (CDI) Alejandro Tejera Cuenca.

El dirigente social Pedro Savino explicó que la gobernación demolió el ambulatorio del pueblo para hacer el CDI, que debió estar listo en 45 días, pero se quedaron “sin el chivo y sin el mecate” , pues ya ha pasado un poco más de tres años y nada.

El centro de salud beneficiaría no sólo a Naricual, sino a otros poblados y caseríos vecinos como Capiricual, Curataquiche, Las Minas, Querecual, Mayorquín, entre otros. El hospital más cercano es el Luis Razetti, a unos 25 minutos en carro.

Los representantes de Sevigea habían ido a conversar con la comunidad sobre el avance de la obra, pero como no dieron una respuesta satisfactoria, los lugareños los secuestraron dentro de las instalaciones del CDI. Para liberarlos pedían la presencia del gobernador Tarek William Saab o el presidente de la secretaría, Wilfredo Silva. Ninguno acudió.

Con lágrimas en los ojos, Romelia Reyes, integrante del comité de salud, contó como vio morir en los brazos de su madre a un recién nacido por problemas respiratorios. “No teníamos a donde llevarlo de emergencia, ni como... nos estamos muriendo de mengua, no es la primera vez que pasa y por eso protestamos”.

Uno de los funcionarios, que omitió su identidad, contó que el retraso se debe a que se le rescindió el contrato a la empresa que estaba a cargo de la obra por la lentitud en la ejecución del proyecto y que todavía no han conseguido a otra compañía que se haga cargo.

Jaleo
Una hora después del rapto, al sitio se presentó una comisión de la Policía del estado Anzoátegui (PEA). Los protestantes accedieron a que entraran funcionarios al centro.

El comisario a cargo, de apellido Blanco, intentó dialogar con la comunidad, pero se negaron a soltar a los rehenes. Clamaban la presencia del gobernador.

A las 5:30 pm el grupo de habitantes del sector que estaba a las afueras del centro era más grande. Ancianos, niños y adultos apoyaban la acción. Dentro del CDI continuaban los secuestrados y varios activistas vecinales. Cuando una de las personas que estaba dentro del centro salió, funcionarios policiales aprovecharon y quisieron abrir el portón a la fuerza, para liberar a los raptados.

A punta de empujones, gritos, patadas y fuerza los vecinos repelieron la acción policial y no permitieron que liberaran a los secuestrados.

El rapto se prolongó hasta las 7:30 pm. Savino contó que los vecinos decidieron dar libertad a los empleados de la gobernación porque hubo un apagón. Hoy tomarán otras acciones de protesta.