domingo, 7 de octubre de 2007

El concepto de pueblo para el chavismo


Chávez y el chavismo son fenómenos políticos que dependen de su apariencia mediática y su formalidad verbal y jurídica, en pocas palabras, su gran fuerza es discursiva, apuntalada por un disfraz estadístico, y conforma ese nueva expresión política llamada "telepopulismo", de allí su gran necesidad de controlar todos los medios de comunicación social, empresas transmisoras de datos y empresas encuestadoras, justamente para dar la impresión de que se trata de un gran movimiento de masas. La presencia de este movimiento neocomunista en los medios y en las diversas encuestas nacionales, las construcciones semánticas, visuales, tanto de actos de calle como de reuniones y propaganda son las verdaderas bases de su poder, en esas ocasiones vemos al líder actuando como autoridad religiosa y su organización política como una secta, lo cual es reconfortante y atractivo para un segmento muy pequeño de la población. El discurso se genera en la cabeza y baja en una sola versión hasta la base de la pirámide donde se multiplica y se hace creer que es así como piensa y actúa "el pueblo".

Los chavistas no discuten el concepto histórico, el origen y la trayectoria del término "pueblo" tan importante en su discurso, no les importa, es una de esas palabras con poder que los hace ver grandotes, poderosos, respaldados por un gentío que no existe. Pero precisamente dependiendo de la acepción y el contenido de la palabra es que se van a derivar otros conceptos tan importantes como son: democracia, nación, soberanía, Estado de Derecho, identidad nacional, entre otros.

Para empezar esta breve disquisición voy a partir de la idea de Gilles Boëtsch en su libro El pueblo, pasado y futuro: "La palabra "pueblo" es polisémica, pues remite a una serie de figuras: teológica, histórica, racial, sociológica y etnológica… El paso del concepto de pueblo al de población indica una ruptura semántica importante pues se construye un objeto medible y por tanto analizable. No obstante, a la inversa del pueblo, la población es un objeto complejo que escapa al proyecto político. Y reducir la población a pueblo, es incorporar al debate el nacionalismo y el populismo, cuya oscura verdad perturba el panorama. La realidad del pueblo de hoy es una identidad mestiza que propone un nuevo modo de socialización y nos obliga a adaptarnos a él".

Con la aparición del fascismo se le incorporó a la palabra "pueblo" nuevos significantes, como el de una masa humana única que es fácilmente idealizada en una retórica de tipo moral, a la que se le atribuye una sed de justicia y de cambios, con este discurso, los fascistas manipulan sentimientos y símbolos para lograr un solo cometido, ser ellos los únicos representantes de esa entelequia llamada pueblo y por lo tanto asumir una autoridad incuestionable. Lo expresa muy bien Alejandro Rozitchner en su blog: "Las personas concretas y reales que arman el universo social se ven reprimidas, desconocidas, desalentadas, desactivadas, por el uso de este concepto, generalmente en manos de participantes en juegos de poder que buscan no tanto el bienestar común sino imponer un pobrismo generalizado. En los hechos, las políticas hechas en nombre del concepto pueblo suelen producir una disminución de la calidad de vida de los aglutinados en tal concepto. Dichas políticas limitan enormemente el ejercicio de las libertades sociales y resultan por ello contrarias al desarrollo productivo, espiritual, cultural de una comunidad. La idea de pueblo se alimenta de un profundo resentimiento en contra de lo que es capaz de manifestarse y existir fuera el ámbito del llamado "campo popular", forma pretensiosa de aludir al aplastante impulso revanchista, empobrecedor, limitado, ignorante, que nuclea a las fuerzas conservadoras y reaccionarias del siempre equívoco concepto de pueblo".
Chávez llama pueblo sólo a quienes son sus seguidores, que no somos la mayoría de la población, "el pueblo" chavista sólo existe en unos registros viciados que conforman las listas oficiales que maneja el organismo electoral y que al momento de las consultas populares, aparecen "electrónicamente" apoyando las iniciativas comunistas, las cuales son confirmadas por encuestas de calle compradas y manipuladas. Con el apoyo de ese pueblo virtual, los comunistas actúan unilateralmente confundiendo los conceptos de democracia y nación para dar una ilusión de soberanía. Con esta trampa mediática, de la que el rey socialista y sus cómplices abusan en cada discurso, está imponiendo un proceso, una revolución que sólo tienen sentido para la minoría a la que él pertenece, minoría militante y radical vendida a los intereses imperialistas del comunismo y el terrorismo internacional.

Tendríamos que recordar lo que ya dijo Cecilio Acosta por allá, en 1847, para contradecir a Guzmán Blanco, quien llamaba pueblo a sus facciones violentas: "No lo olvidemos: pueblo, en el sentido que nosotros queremos, en el sentido que deben querer todos, en el sentido de la razón, es la totalidad de los buenos ciudadanos…" y buenos ciudadanos eran y son los que trabajaban, los propietarios, los comerciantes, todos los hombres y mujeres con ocupación, con deberes y derechos, responsables de sus actos, de sus familias, de sus bienes… pueblo son todos aquellos que tienen mucho que perder con una salvaje revolución en manos de unos mentirosos de oficio.

Saul Godoy Gómez
www.eluniversal.com

1 comentario:

parapiti pora dijo...

PARAGUAY:
EL OPORTUNISMO DEL SIGLO XXI

Por Luis Agüero Wagner (escritor y cronista paraguayo)
ataquedigital@aventura.com.py

Ante el insólito espectáculo en la política paraguaya de falsos izquierdistas, revolucionarios financiados por la CIA, colorados, liberales, oviedistas, febreristas, comunistas y luguistas independientes luchando con fiereza por embanderarse con el “socialismo del siglo XXI”, vale preguntarse: ¿En qué consiste y qué misteriosas razones estimulan las súbitas e incondicionales adhesiones a esta nueva ideología?
Esta corriente ya ha producido el milagro de que el gobernante Partido Colorado, eterno socio menor del imperialismo yanqui-brasilero y puntal de las dictaduras neo-nazis y anti-izquierdistas desde la dictadura militar impuesta a principios de la década de 1940 por Higinio Morínigo en adelante, dé un dramático vuelco hacia el “socialismo humanista” en su última Convención.
El alabardero del imperio norteamericano, acérrimo maccartista y sobreviviente de las cavernas en el Legislativo paraguayo Martín Chiola, quien anteriormente recorría las unidades militares para arengar a los soldados en contra de la amenaza bolchevique y el castrismo, hoy parece dispuesto a reemplazar todos los retratos con Stroessner que coleccionó en el transcurso del tiempo, por su foto junto al líder revolucionario cubano Fidel Castro. Y todo eso por obra y gracia del socialismo del siglo XXI, ni más ni menos.
Mientras los furiosos guevaristas del PMas se muestran tibios y vacilantes con respecto a temas vidriosos como los que involucran a líderes como Hugo Chávez o Evo Morales, temerosos de perder el apoyo de la prensa subsidiaria de la CIA y de la USAID, o los dólares de las ONGs fantasmas que desvían hacia el electoralismo, el oficialismo colorado ovaciona a su líder Nicanor Duarte Frutos tocado con una boina roja al estilo de los paracaidistas de aquella ribera del Arauco, fustiga por intermedio de sus diplomáticos en la misma ONU a las políticas del imperio con más virulencia que el canciller cubano Pérez Roque y pellizca al mismo tiempo dólares a Taiwán sólo para demostrar que nadie es perfecto en la vida.
La adhesión al socialismo del siglo XXI cautiva incluso a los propagandistas de George W. Bush como el articulista del ultraderechista diario ABC color Ricardo Canese, quien ha llegado a defender en sus artículos la iniciativa reciente del campeón mundial del antiterrorismo de convertir los alimentos en combustible-aún a riesgo de incrementar el peligro de una hambruna mundial masiva, sin por ello dejar de ser un socialista del siglo XXI a carta cabal. Después de todo, no hay nada incoherente en ser un zurdo convencido y promocionar las ideas de un personaje con tales niveles de inconciencia como para amenazar a la humanidad con una Tercera Guerra Mundial, que esta vez sería con armas atómicas.
El Socialismo del siglo XXI es tan carismático que hasta el neoliberal Senador Alfredo Jaeggli ensaya su mejor sonrisa para minimizar los límites ideológicos que separan a éste del liberalismo de Locke, Smith y Friedman, e incluso visita al embajador cubano para solicitarle becas. Líderes afines a los intereses oligárquicos como Carlos Mateo Balmelli y su discípulo Blas Llano, se muestran dispuestos a vestirse con la camiseta del Che Guevara, emulando a su correligionaria Elba Recalde si es necesario, para no importunar a los adherentes de tan magnética corriente de pensamiento.
El candidato liberal Federico Franco se fotografía tomado de la mano con Camilo Soares, agitando una bandera roja con el rostro del Che, mientras caen las serpentinas sobre ambos y el público vibra haciendo hurras al socialismo del siglo XXI, una ideología capaz de unir por la misma causa a Sharon y Arafat, a Joseph Ratzinger y Leonardo Boff.
Todo es paz y amor gracias a la utopía que acabó con la historia en forma más expeditiva que el libro de Fukujama, con el sencillo recurso de la billetera petrolera. Si me permiten la pregunta, ¿No sería más acertado el denominativo de “oportunismo del siglo XXI”?
FERNANDO LUGO, GRAN ESTAFA( I)


Recientemente, el señor Ausberto Rodríguez fue presentado ante la sociedad paraguaya como vocero oficial del obispo renunciante y candidato inhabilitado a la presidencia del Paraguay, Fernando Lugo, y de la “Alianza” de fragmentos de la extinta “Concertación” opositora. En dicha oportunidad fue aludido por sus amigos de la prensa venal -y salpicada con el maccartismo heredado de cinco décadas de dictadura anticomunista- como “muy respetable dentro de la sociedad paraguaya y en el ámbito de la comunicación”, aunque debo decir que para dudar de dichos calificativos basta repasar la lista de los propietarios de medios y patrones para quienes trabajó con obsecuencia por muchos años en nuestro ambiente, pudiéndose con facilidad advertir que no abundan precisamente entre ellos figuras “muy respetables”. Como persona que tuvo la mala fortuna de coincidir con don Ausberto en la elaboración del periódico “El Pueblo”, desearía puntualizar algunos aspectos tal vez desconocidos de su fantasmática trayectoria “revolucionaria” y de “lucha social”.
En tiempos en que fui jefe de prensa del desaparecido PRF, aciagos días en que cometí la ingenuidad de aceptar la responsabilidad ofrecida entre ruegos por directivos del citado partido, el gran revolucionario Ausberto Rodríguez era encargado del periódico febrerista "El Pueblo", acusando durante toda esa etapa un abyecto servilismo a quien le favoreció con el irregular nombramiento, el tristemente célebre sr. Nils Candia, corifeo de las campañas contra el MERCOSUR del sr. Aldo Zucolillo, este último conocido propagandista pro-imperialista y favorecido de la CIA, así como gran desinformador desde su diario ultraderechista ABC color.
En aquella etapa con otros compañeros y compañeras hicimos un gran esfuerzo recaudando el dinero necesario para sostener la publicación, dado que no mejoraban las ventas a pesar de la supuesta genialidad periodística de don Ausberto, quien frustrado por el fracaso terminó renunciando, abandonando a todo el grupo que lo había impuesto y sostenido dándole injustificada confianza. Antes, imploró que no sea revelado que el principal sostén del periódico había sido el ex ministro de Industria y ex presidente febrerista Euclides Acevedo, aunque con avidez preguntaba constantemente si se había recibido “el dinero de Euclides”.
Antes de reconocer su incapacidad y dimitir, don Ausberto renunció a publicar artículos sobre figuras sacras del febrerismo como el resplandeciente héroe de la epopeya del Chaco y mártir de la contrarrevolución de agosto de 1937, Mayor Joel Estigarribia, con la excusa de que su condición militar podría interpretarse como apología del militarismo, mientras daba espacio a temas inconexos con el PRF como una carta zalamera hacia su persona del conductor farandulero Bruno Masi, exclusivamente para hacerse autobombo, además de entregar la página central del periódico revolucionario a gente tan alejada del progresismo como el ultra-conservador editorialista de ABC y sobrino del presidente Eusebio Ayala (bandera del conservadurismo y de la oligarquía paraguaya), Juan Díaz Bordenave, en trueques a la sombra que no es difícil imaginar.
En otra de sus bufas actuaciones se negó a publicar denuncias que involucraban a propietarios de medios de comunicación que habían sido sus patrones, dando un buen ejemplo de “dignidad revolucionaria”
También sufrió injusta marginación en el periódico por parte del sr. Rodríguez el gran poeta desaparecido Miguel Ángel Caballero Figún, a quien votamos como jefe de redacción pero su nombramiento fue ignorado en forma desatinada y autoritaria por el personaje en cuestión. No me extraña en absoluto la caída permanente en las encuestas de sus nuevos “patrones” luguistas, conociendo estos aspectos de su trayectoria.
Sobre el rótulo de luchador social que han pretendido endilgarle, debo decir que si ese calificativo se aplica a quienes frecuentan las recepciones en embajadas de Cuba y Venezuela para degustar tragos y bocaditos y disfrutar de otros beneficios que ofrece la solidaridad caribeña, como viajes turísticos con estadía paga o atención médica gratuita en las Antillas, sería aceptable su aplicación en el caso. Pero tampoco olvidemos que cuando Ausberto tuvo que defender a Hugo Chávez en la TV a invitación de Humberto Rubín por el tema RCTV, fingió estar enfermo, desentendiéndose de su faceta “revolucionaria”. No en balde acompañó en actos de la “Concertación” a la concejala Rocío Casco, beneficiaria de los dólares de George W. Bush a través de la ONG fantasma “Casa de la juventud”, quien gusta aparecer en la prensa con una falsa retórica izquierdizante.
En conclusión, con especimenes de semejante consecuencia anti-imperialista y coherencia socialista, sólo podemos augurar un gran futuro al candidato liberal izquierdista y su constelación de revolucionarios financiados por la CIA.


MIGUEL LÓPEZ PERITO Y LA GUERRILLA CANTINFLESCA (II)

También con relación al “nombramiento” de jefes de campaña del candidato liberal izquierdista Fernando Lugo, se difundió la especie de que el agraciado con dicho “cargo”, Miguel López Perito, había sido algo así como un Che Guevara criollo, al que la prensa tendenciosa rotuló como “ex guerrillero” por haber militado en los años 70 en la OPM, amago de conglomerado radical abortado en pocas horas por la policía de Stroessner estando aún en fase embrionaria, y cuyo único “operativo exitoso” fue el robo del mimeógrafo del Colegio Cristo Rey (es decir, de su propio colegio), habiendo fracasado inclusive un cantinflesco intento de los mencionados “guerrilleros” de asaltar entre varios miembros de su caterva a un solitario cura en el predio del Seminario Metropolitano.
En honor a la veracidad y a la objetividad de la información periodística que se difunde, debemos decir que muchos de estos personajes que hoy presentan como título de nobleza haber pertenecido a tal o cual grupo “guerrillero” han dado un giro -en todo caso- de 180 grados en sus tendencias políticas, siendo buenos ejemplos de ello el delator Diego Abente o el agente del Fondo Monetario Internacional y fusible del nicanorismo Dionisio Borda. Eso por no mencionar a los pundonorosos “luchadores sociales” que reciben dólares del norte con la coartada de sus ONGs fantasmas, expeditivo método de embajadas extranjeras para desmovilizar a estos “enemigos del imperialismo”.
Más que presentarnos a izquierdistas arrepentidos como “guerrilleros”, bien haría la prensa venal en pedir explicaciones a quienes se autoproclaman furiosos revolucionarios y guevaristas radicales mientras en las sombras se llenan las faltriqueras con los dólares de George W. Bush, distribuídos a través del entramado imperialista y las ramificaciones del complejo IAF-NED-USAID.

ALCIBIADES GONZALEZ DELVALLE: EL POLICÍA QUE NO FUE (III)

Hace un tiempo varios destacados intelectuales y periodistas paraguayos vienen denunciando que el empleado de Aldo Zucolillo y ex funcionario municipal de una administración desastrosa que carga con los quinientos muertos en el desastre del hipermercado Ycua Bolaños, Alcibíades Gonzalez Delvalle, fue en sus años mozos un eficaz policía de la dictadura anticomunista de Alfredo Stroessner. Como detalle coherente con su trayectoria de ezbirro de una tiranía pro-yanqui, se añaden documentos que lo sindican como gran beneficiario de los dólares imperialistas distribuídos a sus siervos por la embajada norteamericana de Asunción.
Tras guardar silencio por un tiempo que sólo sería comparable al del escritor alemán Gunter Grass, decidió desmentir el “rumor”. Lo hizo con tan mala sintaxis que terminó reconociendo, a pesar de todo, que recibió remuneración como policía en la etapa más sangrienta de la dictadura del general Stroessner, a principios de la década de 1960. Vale decir, además de tener funestos antecedentes, podemos concluir que haciendo honor a los anteriores miembros de su gremio citados, Gonzalez Delvalle es un gran cobarde.
Como detalle, valga la transcripción del decreto:

Ministerio del Interior

Decreto N° 13.125, del 9 de noviembre de 1960, por el que se nombra como Oficial 2° de Orden Público, Tránsito e Investigaciones de la Policía de la Capital, al Señor Alcibíades González Delvalle. Vista: Nota P.E. N° 394 (Exp. N° 2.167/1.067).

El Presidente de la República del Paraguay DECRETA: Artículo 1°) Nómbrase Oficial 2° de Orden Público, Tránsito e Investigaciones de la Policía de la Capital, al Señor Alcibíades González Delvalle, con antigüedad del 1° de octubre del año en curso.

Firmado: Alfredo Stroessner, Presidente de la República.

Firmado: Edgar Ynsfrán, Ministro del Interior. Fuente: GACETA OFICIAL N° 107. Páginas 2-3





APÉNDICE:

LOS FINANCISTAS E IMPULSORES DE FERNANDO LUGO: GRANDES ESTAFADORES DE LA IZQUIERDA LATINOAMERICANA
Los monaguillos a sueldo del imperio que cercaron al obispo Fernando Lugo, a pesar de lo que la prensa maccartista heredada de Stroessner se esfuerza en hacer creer, en realidad son viejos agentes del imperialismo norteamericano. Se cuentan entre ellos:
* Guillermina Kanonikoff y Raul Monte Domecq, financistas de Lugo. Reciben dólares de USAID a través de la ONG fantasma Gestión Local.*Camilo Soares, agente de la NED, referente de la Casa de la Juventud, beneficiaria de Dólares de la IAF.
*PMAS: partido surgido gracias a la acumulación de dólares del grupo anterior, recibió en el 2004 127.000 dólares de IAF, institución manejada por George W. Bush.
*Ricardo Canese, dirigente de Tekojoja. Propagandista de los planes de biocombustibles de George W. Bush.
*Aldo Zucolillo, ex propagandista del dictador Stroessner, mecenas del centro de detención y torturas de la dictadura paraguaya y alabardero del genocida Jorge Rafael Videla, hoy entusiasta impulsor de la candidatura de Fernando Lugo.
*Julio Benegas, empleado de Zucolillo en su diario ABC color, signatario de acuerdos con AFL-CIO, reputado peón de los fraudes imperialistas.

De acuerdo al informe de actividades de las aludidas agencias norteamericanas y los planes para el nuevo siglo pueden encontrarse los siguientes datos sobre estos puntales del luguismo:

GESTION LOCAL (Raúl Monte Domecq y Guillermina Kanonnikoff). Recibe fondos de USAID “para la publicación de material didáctico para comisiones vecinales”.

CASA DE LA JUVENTUD-PARAGUAY- PARTIDO MOVIMIENTO AL SOCIALISMO. En el 2004 la Casa de la Juventud recibió 127.000 dólares, por dos años, que “proporcionará apoyo institucional, educativo y técnico a organizaciones para jóvenes. La donación de la IAF apoyará la participación de los jóvenes en audiencias públicas, fortalecerá sus destrezas para la búsqueda del consenso y financiará el diseño de campañas públicas de información y el otorgamiento de pequeñas donaciones a jóvenes paraguayos de aproximadamente 10 localidades. “La Casa” espera beneficiar a cerca de 4.200 jóvenes de vecindarios de bajos ingresos”. Sus referentes principales son Rocío Casco y Karina Rodríguez. (Nota: Camilo Soares, vinculado a la Casa de la Juventud, y Richard Ferreira, del Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), asistieron a la Segunda Asamblea del Movimiento Mundial por la Democracia, organizada por la National Endowment for Democracy, realizada en la ciudad de São Paulo, Brasil, del 12 al 15 de noviembre del año 2000. World Movement for Democracy - Second Assembly Report- Fuente: http://www.wmd.org/second_assembly/participants.html)

También vale acotar que Camilo Soares fue integrante de la agrupación Patria Libre, vinculada por los organismos represivos a varios secuestros , sin haber sufrido jamás persecución, hecho que ha generado suspicacias entre los integrantes de PPL refugiados en el exterior o detenidos en cárceles de Paraguay.


FREEDOM HOUSE. (Casa de la Libertad) fue fundada en 1941, “para consolidar las instituciones libres en el país y en el extranjero”. Actualmente cuenta con 4.000 miembros. La Casa de la libertad ha recibido y recibe financiamiento del gobierno de los EEUU a través de la National Endowment for Democracy (NED). Este fondo se canaliza a través de la Casa de la Libertad para organizaciones privadas en el extranjero. Los beneficiarios de la NED, a través de la Casa de la Libertad, incluye a países como Sudáfrica, la ex Unión Soviética, Costa Rica, Paraguay, El Salvador, Honduras, Guatemala, Pakistán, Polonia, Hungría, etc. Por consiguiente, la Casa de la Libertad funciona como un embudo por donde pasan los fondos que concede la NED. Un ejemplo en Paraguay es Radio Ñandutí, que a través de la Casa de la Libertad ha recibido importantes sumas de dinero de la National Endowment for Democracy (NED).
Leonard Sussman, agente de la CIA y Director Ejecutivo de la Casa de la Libertad, realizó una visita a Paraguay a fines de 1987, siendo uno de sus principales favorecidos el sr. Aldo Zucolillo, quien a través de su diario ABC Color publicitó entusiastamente la candidatura de Fernando Lugo. El obispo por su parte acusó sumisión a las pautas editoriales del periódico en varios temas, como el de Itaipú y Yacyretá, utilizados por Zucolillo para atacar al MERCOSUR en beneficio de intereses norteamericanos.

También se cuentan entre empleados de Zucolillo exponentes como Julio Benegas, signatario de acuerdos con la AFL-CIO, reputado peón en los fraudes imperialistas.
El 21 de setiembre de 2005 fue firmado entre el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SITRAPREN) y el auspicio del Centro Americano para la Solidaridad Sindical Internacional de la AFL-CIO, un proyecto con miras a lograr el fortalecimiento sindical en ambos sindicatos. El proyecto se firmó en Asunción con la presencia del representante del Centro de Solidaridad, oficina para Sudamérica, Sr. Bryan Finnegan.
La AFL-CIO ha apoyado todas las grandes guerras imperialistas de los USA (Corea, Vietnam, Afganistán, Yugoslavia e Irak), así como todas las grandes intervenciones estadounidenses (Guatemala 1954, Chile 1973, Guayana 1955, Irán 1955, Panamá 1980, Granada 1983 y Venezuela en el 2002 –
También escribe en ABC color (de Zucolillo, insistimos) Ricardo Canese, quien apoya en sus columnas la política energética de George W. BUSH.
RADIO CARITAS. Recibió 40.000 dólares de la embajada para “sus programas de educación cívica, consistentes en entrevistas con tribuna libre”. LUIS AGÜERO WAGNER