jueves, 27 de marzo de 2008

Chávez versus Globovisión


La gran pregunta no es qué ocurrirá este fin de semana durante la reunión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en Caracas, Venezuela, tras el anuncio del gobierno venezolano de que llevará a cabo una contraxreunión ''contra el terrorismo mediático'', sino que ocurrirá después.

En las últimas semanas, el presidente Hugo Chávez ha intensificado sus ataques contra la SIP y --lo que es más importante-- contra la estación de televisión por cable venezolana Globovisión, alegando que ambas instituciones forman parte de un siniestro plan del ''imperio'' estadounidense para desacreditar a su gobierno.

Chávez, quien el año pasado revocó la licencia de RCTV, la red de televisión abierta más antigua e independiente de Venezuela, ha amenazado recientemente con cerrar Globovisión. Y la SIP no se está tomando esas amenazas a la ligera.

''El tema de Globovisión nos preocupa muchísimo'', dice Gonzalo Marroquín, editor del periódico guatemalteco Prensa Libre y presidente del Comité de Libertad de Prensa de la SIP. ``Porque el gobierno del presidente Chávez se ha caracterizado por ir cumpliendo cada una de sus amenazas contra la prensa''.

En una entrevista telefónica realizada horas antes de su partida hacia Caracas, Marroquín recordó que Chávez había amenazado repetidamente con no renovarle la licencia a RCTV si la cadena televisiva no cesaba de trasmitir noticias críticas sobre el gobierno, hasta que finalmente le negó la licencia y la sacó del aire.

''En el caso de Globovisión, hemos visto que han aumentado los señalamientos, el acoso y las amenazas de cierre'', dijo Marroquín. ``Tememos que en cualquier momento el gobierno pueda quitarle al pueblo venezolano un espacio más de libertad de expresión''.

La SIP, integrada por los periódicos más grandes del hemisferio, casi tuvo que trasladar la reunión de este fin de semana a otro país, porque ningún hotel venezolano había aceptado ser sede de la conferencia durante casi un año. Sólo después de la derrota del 2 de diciembre del referéndum constitucional propuesto por Chávez algunos hoteles se animaron a albergar a los participantes en el encuentro, señaló Marroquín.

Ahora, Chávez ha organizado un ''Encuentro latinoamericano contra el terrorismo mediático'', coincidente con la reunión de la SIP. Según el sitio web del Ministerio de Información venezolano, asistirán a ese encuentro ''prominentes periodistas'' de los medios estatales de Cuba y Venezuela, como el diario oficial cubano Granma.

El miércoles, la portada del sitio web del Ministerio de Informacion venezolano renovó sus ataques contra Globovisión, acusando a la estación de ``terrorismo mediático''.

Pero en otro artículo, el ministro de Información venezolano, Andrés Izarra, era citado afirmando que Chávez ''no tiene intenciones de cerrar Globovisión'', aunque exigía a los reguladores del gobierno venezolano a tomar medidas para lograr que la emisora cese ''los insultos y las ofensas'' contra el gobierno.

El presidente de Globovisión, Alberto Federico Ravel, me dijo en una entrevista telefónica que Izarra parece haber convencido al gobierno no cerrar por ahora la red televisiva, pero agregó que las cosas podrían cambiar después del encuentro de la SIP.

''Ningún gobierno, por más torpe que sea, va a cerrar un medio durante un encuentro de periodistas en Caracas'', me dijo Ravel. ``Después de la reunión de la SIP, volverán los ataques físicos personales, a las instalaciones, la apertura de más procesos legales, más multas, más asfixia económica''.

Mi opinión: No hay duda de que al presidente narcisista-Leninista de Venezuela le encantaría cerrar Globovisión. Lo ha dicho muchas veces. Pero no le resultará fácil hacerlo, porque esta vez los costos serán más altos.

A diferencia de cuando cerró RCTV, ahora no tendrá la excusa de una renovación de licencia pendiente. En el caso de Globovisión, tendrá que sacar a la emisora del aire sin más. Claro, podrá encontrar algún pretexto legal cualquiera, pero ya serán muy pocos los que lo tomen en serio.

Además, Chávez sabe que su fortuna política empezó a caer abruptamente desde el cierre de RCTV. Desde entonces, Chávez fue objeto de crecientes protestas estudiantiles, sufrió la derrota de su referéndum constitucional del 2 de diciembre, y tuvo varios reveses internacionales, incluido el ''por que no te callas'' del Rey de España y los documentos de las FARC que acaban de salir a la luz en Colombia. Actualmente, enfrenta acusaciones de corrupción por actividades comerciales de su familia, y todas las encuestas coinciden en que su popularidad ha caído significativamente en el último año.

Y, después de todo, Globovisión es un canal de televisión por cable, cuyos espectadores son gente de clase media y alta que en su gran mayoría votan contra Chávez. La lógica indica que Chávez no cerrará Globovisión, por lo menos en los próximos meses, aunque la lógica no siempre es el mejor indicador de lo que puede suceder en la Venezuela chavista.

El Nuevo Herald
http://www.elnuevoherald.com/noticias/america_latina/story/180693.html