miércoles, 26 de marzo de 2008

La monomanía antiimperialista


De la lectura del Plan Nacional de Desarrollo 2007-2013, surge una profunda preocupación en relación con el rumbo al cual quieren llevarnos a empujones. Muchos creímos que el pueblo venezolano había expresado un rotundo y contundente NO a la vía socialista.

Pero por lo visto el oficialismo no lo considera así. El Presidente parece creer que elecciones y referendos no son más que una gracia de su parte, pero que sus resultados no son vinculantes a menos que lo favorezcan.

Un ejemplo claro del rumbo por el cual pretenden llevar a Venezuela podemos encontrarlo en el Plan de la Nación. Al referirse a las relaciones internacionales del país, surge un programa claramente definido que sin duda representa un paquete cargado de ideología socialista, cuyos redactores parecen haber quedado congelados en los tiempos de la "Guerra Fría".

Me voy a referir en esta oportunidad a la nueva visión geopolítica que pretende imponérseles a los venezolanos, en la cual los factores políticos e ideológicos privan sobre los más elementales intereses de nuestro pueblo.

El citado Plan pareciera diseñado para favorecer a Cuba, Nicaragua, Bolivia o Argentina; pero, los intereses y las necesidades del pueblo venezolano son groseramente olvidados. El interés supremo de Venezuela -de acuerdo con los autores del Plan de la Nación- pareciera girar entorno a la idea de que hay que destruir al imperio, aunque en el proceso los venezolanos nos arruinemos.

Para contribuir de manera activa a ese objetivo, el Plan plantea textualmente propuestas concretas como por ejemplo: "Fortalecer los movimientos alternativos en Centroamérica y México en la búsqueda del desprendimiento del dominio imperial", o bien, "Neutralizar la acción del imperio fortaleciendo la solidaridad y la opinión pública de los movimientos sociales organizados".

Ya no se trata de simple palabrería de la boca para afuera. Como vemos, se trata de la confesión más increíble, en un documento oficial, de que el Gobierno venezolano está dispuesto a intervenir en los asuntos internos de otras naciones vecinas a fin de alcanzar sus metas atiimperialistas. El tema del imperio se transforma en una suerte de monomanía a la cual los simpatizantes de régimen recurren hasta la saciedad a fin de achacarle todos los males del mundo. Algo así como un CD incrustado en sus rojos cerebros, que repiten y repiten continuamente.

Resulta interesante también analizar las nuevas alianzas extra regionales contempladas. En este sentido, no cabe duda de que el mayor crecimiento de la economía mundial parece estar desplazándose hacia el Asia. A Venezuela le conviene por tanto un acercamiento con ese continente.

Ahora bien, en lugar de promover un acercamiento basado en el mutuo interés de propiciar un mayor intercambio comercial fructífero y equilibrado que favorezca a los pueblos, el objetivo que se señala en el mencionado Plan de Desarrollo 2007-2013 se basa en la necesidad de buscar la "diversificación de las relaciones políticas, económicas y culturales, con la idea de construir un mundo multipolar que quebrante la hegemonía del imperio norteamericano"

Por ejemplo, al definir lo que el Plan denomina como nuevas áreas de interés geoestratégico, se señalan casos concretos como el de Irán, Siria, Bielorrusia y Rusia. El objetivo de estas nuevas alianzas es, entre otros, el de: "Consolidar la alianza política integral emergente con base a los intereses comunes antiimperialisas"

Después el Plan pasa a analizar el caso de China, Vietnam y otros. Una vez más surge allí la eterna cantaleta antiimperialista. Uno de los objetivos que se persiguen con estas alianzas es el de: "Construir un nuevo marco de comercio mundial que permita romper con los núcleos hegemónicos del intercambio comercial"

Ciertamente, lo repito, a Venezuela le conviene un acercamiento a China dada la creciente importancia de ese país en la economía mundial.

Ahora bien, lo que no han entendido nuestros líderes es que el éxito de China se debe en buena medida a que ese país abandonó hace mucho tiempo la infantil retórica socialista típica de a guerra fría y se viene adentrando por los caminos del capitalismo.

En lugar de quebrar la hegemoníadel imperio norteamericano, China ha optado por aprovechar las ventajas del mercado norteamericano (y de cualquier otro). China desea, por todos los medios, incorporarse al mundo globalizado. Venezuela está, por todos los medios, separándose del mismo.

José Toro Hardy
http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=359195