domingo, 9 de marzo de 2008

Un conflicto que recién empieza


La guerra de micrófonos entre Colombia y la alianza de Venezuela con Ecuador terminó con abrazos, pero ambas partes han emergido del conflicto con un arsenal de nuevas municiones que podrían hacer estallar el conflicto nuevamente en cualquier momento, y es muy probable que así ocurra.

El presidente de Venezuela Hugo Chávez y el presidente ecuatoriano Rafael Correa podrán alegar de ahora en más que Colombia violó la ley internacional cuando lanzó su ataque del 1ro. de marzo contra un campamento de la guerrilla de las FARC dentro de territorio ecuatoriano. No hay duda de que Colombia violó el espacio territorial ecuatoriano.

Pero Colombia, que se ha disculpado oficialmente por la incursión, tiene un arma formidable que aún no ha usado para exigir sanciones internacionales contra Venezuela y Ecuador: los explosivos documentos encontrados en las tres computadoras laptop Toshiba halladas por el ejército colombiano en el campamento guerrillero de las FARC en Ecuador.

Si se demuestra su autenticidad, como es muy probable, podrían ser la evidencia más contundente que jamás haya salido a la luz del activo apoyo de Venezuela a las FARC.

Los archivos de las computadoras de las FARC se refieren, entre otras cosas, a un fondo de $300 millones establecido por Chávez para dar ayuda financiera a los rebeldes; a un envío de $100,000 que las FARC dieron a Chávez cuando este estaba en la cárcel en 1992, y a la protección ofrecida por el gobierno del presidente ecuatoriano Rafael Correa a los campamentos de las FARC en territorio ecuatoriano.

Es muy probable que fue precisamente la inminente verificación de estos documentos por parte de expertos internacionales lo que llevó a Chávez y Correa a dar marcha atrás rapidamente en su escalada de amenazas de desencadenar una guerra, y a buscar un acuerdo negociado con su contraparte colombiano.

Pocas horas antes de que los tres países llegaran a un acuerdo negociado el viernes en una cumbre regional en la República dominicana, el jefe de la policía colombiana, general Oscar Naranjo, me había dicho en una entrevista telefónica desde Bogotá que Colombia acababa de invitar a un equipo de expertos forenses en computación del cuartel general de Interpol, en Francia -- incluyendo peritos de Australia, Corea del Sur y Singapur -- a que vinieran a Colombia de inmediato a examinar las computadoras en cuestión y presentar un informe sobre sus con-

clusiones.

Al momento de escribir estas líneas, todo parece indicar que el viaje de los peritos de Interpol sigue en pie, y que se producirá esta misma semana.

''Vamos a poner las computadoras a disposición de ellos, y a disposición de cualquier otro organismo multilateral, extranjero, independiente'', me dijo Naranjo. ``Nosotros estamos 100 por ciento seguros de que la información contenida en los computadores era información administrada por las FARC''.

Las computadoras contienen mas de 500 emails y archivos de texto que, según dice Colombia, eran usados por el aniquilado líder de las FARC Raúl Reyes para darle seguimiento a las negociaciones políticas y conducir la administración logística del ejército de las FARC. Preguntado sobre los archivos, el viceministro de Defensa de Colombia, Sergio Jaramillo, me dijo que ``hay mucho

más de lo que se ha dado a conocer''.

El viernes, como parte del acuerdo negociado para disipar la crisis, el presidente colombiano Alvaro Uribe ofreció no enviar los documentos a la Corte Criminal Internacional para demandar a Chávez y Correa por apoyo a los terroristas. Pero no dijo que no seguiría adelante con el proceso de autenticación de los documentos, ni que no los presentaría en el futuro ante las Naciones Unidas.

Si Colombia los presenta en algún momento, Venezuela y Ecuador estarán en problemas. Evidentemente, habrían violado la resolución 1373 del Consejo de Seguridad de la ONU, que expresa que ''los Estados no proporcionarán ninguna clase de apoyo, activo o pasivo, a entidades o personas implicadas en actos terroristas''. Estados Unidos, Canadá y los 29 miembros de la Unión Europea han definido a las FARC como un grupo ``terrorista''.

''Las resoluciones del Consejo de Seguridad, a diferencia de las de la Asamblea General, son obligatorias'', dice Diego Arria, ex embajador venezolano en las Naciones Unidas, quien presidió el Consejo de Seguridad a principios de la década de 1990. ``Si el Consejo de Seguridad encuentra pruebas de las infracciones cometidas por Venezuela y Ecuador, podría imponer sanciones como la congelación de sus bienes en el exterior''.

Mi opinión: Colombia es tan culpable de violar el territorio ecuatoriano como Venezuela y Ecuador de violar el territorio colombiano al ofrecer activo apoyo a la guerrilla colombiana.

Esta fue una guerra de micrófonos, pero tiene todos los elementos de un conflicto duradero que podría agudizarse, porque ahora ambas partes tienen pruebas más contundentes contra sus rivales de las que tenían antes.

Andrés Oppenheimer

El Nuevo Herald

http://www.elnuevoherald.com/172/story/172445.html