sábado, 6 de septiembre de 2008

Avalancha Palin


Palin tiene 44 años, es la primera mujer gobernadora del Estado de Alaska, está casada con Todd, un obrero descendiente de esquimales, miembro del Sindicato de Trabajadores del Acero y campeón de carreras de motos para nieve. Tienen cinco hijos. La prensa progre la detesta.

Los demócratas no saben de dónde agarrarse y andan dando tumbos como gallina sin cabeza, ante la inteligente decisión de John McCain de nombrar una candidata a la vicepresidencia, que en todos los aspectos, supera en integridad y capacidad a cualquiera de su dupla contrincante.

La única infracción cometida por Sarah Palin, que fue revelada por ella misma antes de que la acusaran de tamaña falta, fue salir un día a pescar sin licencia.

La fuerza, la juventud, la inteligencia y la capacidad ejecutiva de Palin tiene frenéticos a sus opositores, que prefieren un Barack Obama sin ninguna experiencia administrativa, sin posiciones claras, y con ataduras a delincuentes y extremistas de la peor estirpe.

La respuesta a aquellos que hablan de “cambio” es extraordinaria. ¿Qué mayor cambio podría haber que una brillante y exitosa mujer como primera vicepresidenta de los Estados Unidos?

Sus desesperados detractores que perderán un elevado porcentaje de votantes pro Hillary, por estar decepcionados con la nominación del controvertido y egocéntrico Joe Biden, están recurriendo a las artimañas más bajas y absurdas para tratar de descalificar a Palin.

Uno de sus calumniadores es el Representante Demócrata por la Florida, Robert Wexler, que intentó involucrarla con Pat Buchanan, debido a que Palin se colocó – momentáneamente y por condescendencia-- un botón del susodicho en el ojal cuando éste visitó Alaska durante las primarias republicanas en 1999, en las que Palin apoyaba la candidatura de su oponente Steve Forbes.

Wexler parece olvidar que antes de que Buchanan mostrara su cara extremista, fue uno de los comentaristas políticos de mayor audiencia en la televisión norteamericana y gozó de millones de simpatizantes hasta que sacó a flote su tendencia nazi.

Barack Obama es el Pat Buchanan de la izquierda, cuya sinuosa trayectoria es peor que la del derechista, está llena de oscuros pasajes y personajes, y ningún logro. En su actual campaña cuenta con el apoyo de Hamás, Irán, Arabia Saudí, La Nación del Islam, Hugo Chávez, y todo psicópata radical antisemita del planeta.

La idea de Wexler era mostrar a Palin como afín a las ideas judeófobas de Buchanan. Para su desgracia, Sarah Palin es una cristiana pro sionista, y como buena cristiana observante que conoce sus raíces judías, luce una bandera del Estado de Israel en la ventana de su despacho desde mucho antes que fuese escogida como candidata para la vicepresidencia.

Buscando enlodar la intachable trayectoria de Sarah Palin, la prensa demócrata escaza de elementos para descalificar a la gobernadora, está cuestionando que una mujer con cinco hijos se dedique a la política. Los grandes defensores de los derechos femeninos, de pronto se oponen a una mujer interviniendo en asuntos de estado. Cambiaron de postura; aprendieron las mañas de su candidato presidencial.

El Gran Partido de Lincoln, Teddy Roosevelt, Eisenhower, Nixon y Reagan, que abolió la esclavitud y logró iguales derechos para todos; que tuvo a los primeros congresales de raza negra y al primer senador latino; que envistió al primer gobernador hispano de California, así como al primer inmigrante austríaco en el mismo puesto; que puso fin a la Guerra de Vietnam; que derrotó al comunismo; que nombró a los primeros Secretarios de Estado afroamericanos, y que se caracteriza por hacer las cosas en vez de pregonar demagógicas, falsas e irreales intenciones como sus rivales demócratas, vuelve a hacer historia.

Avalancha Palin tiene 44 años, es la primera mujer gobernadora del Estado de Alaska, está casada con Todd, un obrero descendiente de esquimales, miembro del Sindicato de Trabajadores del Acero y campeón de carreras de motos para nieve. Tienen cinco hijos, el último nació con Síndrome de Down y sabiendo previamente que el niño nacería con la enfermedad, decidieron tenerlo, gracias a sus profundas convicciones de que toda vida es sagrada. Actitud claramente diferente a la que tuvo el clan demócrata Kennedy, que internó a su hermana con la misma enfermedad en un asilo; nunca se dignaron a visitarla, y trataron de esconder que había una persona “defectuosa” en la familia.

Por José Brechner
Diario de América
http://www.diariodeamerica.com/front_nota_detalle.php?id_noticia=4513

2 comentarios:

JIFF dijo...

Pues como es bien sabido, la carta de genero suele tener exito en nacione s con electorados no muy brillantes, en los Estados Unidos tienen una gran población de gente que vive pegada a la tv, así que si mercadean bien a Palin, aparte del hecho de que es mujer (con ello ya se gano un buen número de votos) pueden tener a un anciano y a una chica que es la antítesis de Hildog en la casa blanca

¿por qué nohabrán puesto al niño con down en la convención republicana ? si después de todo usaron a ios hijos de Palin

Katya dijo...

¿No estaba el niño con síndrome de Down...? Tendría que revisar para verificar eso.

Sólo por ser mujer se ha ganado unos votos para el Sr. McCain. Eso es indudable digan lo que digan los demócratas.

Saludos