jueves, 25 de septiembre de 2008

Stephen Hawking: "Antes de cien años habrá cataclismo planetario"


El físico británico Stephen Hawking, en la plaza del Obdradoiro, en Santiago de Compostela, donde permanecerá esta semana para recibir el premio "Fonseca", y pronunciar una conferencia



El científico británico publica, junto a su hija, Lucy, una novela que explica las claves del universo


El científico más mediático del planeta ha sido avistado estos días en Galicia trasnochando, comiendo ostras e incluso bebiendo albariño. Hasta el deán de la catedral de Santiago hizo oscilar el botafumeiro, el pasado lunes, en honor de este "peregrino de la luz", eliminando de su discurso las referencias religiosas, para no molestar a un hombre que cree que "la ciencia no deja espacio a los milagros".

Stephen Hawking, en fin, anda por Santiago de Compostela en loor de multitud para recibir, el próximo sábado, el I premio Fonseca de Divulgación Científica. El físico -postrado en una silla de ruedas a causa de su esclerosis- aprovecha la ocasión para presentar su nuevo libro, la novela infantil La clave secreta del universo que habla a través de un ordenador desde que en 1985 le practicaron una traqueotomía- ve cómo día a día avanza su parálisis y, desde hace dos años, ni siquiera puede mover los dedos, por lo que su velocidad de respuesta es de una o dos palabras por minuto (activa su ordenador con un sensor que mueve con los ojos).

Por ello, los periodistas debimos enviarle las preguntas con un mes de antelación y él las contestó por escrito, para leerlas ayer -activando su sintetizador de voz-, en un acto que fue, como cualquiera en el que él participe, un emocionante canto a la fuerza de voluntad y a superar las propias limitaciones. Este año, Hawking también ha publicado La gran ilusión (Crítica), donde glosa las principales obras de Einstein.

Usted consiguió con su Historia del tiempo (1988) que los ensayos sobre temas científicos se convirtieran en best sellers. ¿Por qué se ha pasado ahora a la ficción?

Por la baja estima en que se tiene a la ciencia, cada vez menos gente desea convertirse en científico. Para que los niños vean que no hay emoción mayor que la del descubrimiento, la de perseguir las respuestas a nuestras grandes preguntas: ¿quiénes somos? ¿de dónde venimos?

¿Por qué quiere viajar al espacio?

Me he inscrito para formar parte de un vuelo espacial porque quiero alentarlos. El futuro de la raza humana deberá transcurrir en el espacio si no queremos extinguirnos. Sería deseable establecer una base en un planeta o en una luna.

¿Hemos de huir del planeta? ¿Tan mal estamos?

Es ya muy difícil evitar un cataclismo en el planeta Tierra en los próximos cien años. A largo plazo, la raza humana no debería poner todos sus huevos en la misma cesta, en este planeta. Esperemos poder evitar que la cesta se caiga hasta haber esparcido su carga (es decir, nosotros) por otros lugares. Las graves amenazas que nos acechan son que nos estamos situando al borde de una segunda era nuclear y este cambio climático sin precedentes.

¿Por qué dice que ya no hay tiempo para esperar que la evolución darwiniana nos haga más inteligentes?

Ahora toca el autodiseño. Estoy seguro de que, durante este siglo, se descubrirá cómo modificar tanto la inteligencia como instintos como la agresividad. Surgirán leyes contra la ingeniería genética con humanos, pero algunos no resistirán la tentación de mejorar características como el tamaño de la memoria, la resistencia a enfermedades o la duración de la vida. Una vez aparezcan estos superhumanos, habrá problemas políticos graves con los humanos no mejorados, incapaces de competir. Presumiblemente morirán o se convertirán en irrelevantes. En su lugar, habrá una raza de seres autodiseñados que se mejorarán cada vez más a sí mismos.

Estos días se habla mucho del mayor experimento de la historia, el del acelerador de partículas del CERN. ¿Que pasaría si no se detectan ni el bosón de Higgs ni las ondas gravitacionales?

Sería mucho más interesante.

Mostraría que algo de nuestras teorías funciona mal. Mehe apostado cien dólares a que no encontraremos a ese Higgs.

¿Gordon Brown o David Cameron?

Ideológicamente, soy socialista, de modo que me encuentro más cerca de Gordon Brown, que me parece un buen tipo. Sin embargo, no me he quedado nada contento con las políticas de Tony Blair, especialmente con su apoyo a la guerra de Iraq.

La Vanguardia, España
http://www.lavanguardia.es/lv24h/20080925/53545666262.html