viernes, 26 de septiembre de 2008

Rusia y Venezuela sellan una alianza para forjar un "contrapeso a EE UU"


Moscú concede a Caracas un crédito de 680 millones para comprar armas



Rusia y Venezuela sellaron ayer una alianza estratégica que viene forjándose desde principios de la década y que se propone constituir "un contrapeso sólido a la influencia estadounidense", según afirmaba un comunicado del Kremlin emitido con ocasión de la séptima visita en siete años del presidente venezolano, Hugo Chávez.

Tras entrevistarse el jueves con el primer ministro, Vladímir Putin, y ayer con el presidente, Dmitri Medvédev, el mandatario venezolano salió de Rusia con dos acuerdos de envergadura en materia de energía y con la promesa rusa de conceder a Caracas un crédito de 1.000 millones de dólares (unos 680 millones de euros) para la compra de armas y equipamiento militar de fabricación rusa. La oferta se hizo el mismo día en que Medvédev anunció que Rusia invertirá en la modernización de su sistema de misiles y submarinos nucleares.

Las compras incluirán, según fuentes de la industria militar rusa, aviones, helicópteros, buques, submarinos y blindados. Entre 2005 y 2007, Moscú y Caracas firmaron una docena de contratos por un valor de unos 4.400 millones de dólares (3.000 millones de euros), incluyendo la venta de 24 cazabombarderos y medio centenar de helicópteros de combate.

El acuerdo en el sector energético contempla la constitución de un consorcio entre las principales empresas rusas del sector, entre ellas Gazprom, y la estatal PDVSA (Petróleos de Venezuela). La colaboración se extendería a la exploración de yacimientos de la cuenca del Orinoco y de otras zonas, extracción de hidrocarburos y construcción de infraestructuras. Además, Moscú considera la opción de ayudar a Venezuela en el desarrollo de la energía nuclear, aunque el tema no ha quedado plasmado en los pactos firmados.

Gazprom, el monopolio de gas ruso, ya está presente en Venezuela, donde ha invertido cerca de 70 millones de euros y planea comenzar las perforaciones en la costa de ese país próximamente, quizá en octubre. Después de la compra de Sibneft, Gazprom se ha convertido no sólo en la principal empresa de gas sino también en una de las principales petroleras rusas, y mira con interés a la explotación de yacimientos de crudo en otros países.La alianza entre Rusia y Venezuela se ha consolidado en los últimos años hasta culminar este mes con la visita a Venezuela de dos bombarderos estratégicos rusos capaces de transportar armas nucleares y con las maniobras navales conjuntas previstas para noviembre.

Rusia aboga por el fin del mundo unipolar y piensa que el poder de EE UU está en decadencia. Moscú aprovecha el momento para forjar alianzas en regiones alejadas de sus intereses vitales, como América Latina. En Venezuela, el Kremlin desea obtener un aliado como lo fue Cuba para la Unión Soviética, con el aliciente de la riqueza en hidrocarburos de la patria de Bolívar. "América Latina se está convirtiendo en un anillo claro en la cadena que lleva a un mundo multipolar", dijo Putin. "Prestaremos cada vez más atención a este vector en nuestra política exterior".

Después de la guerra con Georgia, y ante la reacción hostil de EE UU a las acciones rusas, las relaciones con Venezuela parecen haber recibido un nuevo impulso. Moscú, sintiéndose en gran medida aislada, busca reforzar los lazos con potenciales aliados, aunque éstos sean, como Chávez, rabiosamente antiestadounidenses. El razonamiento es sencillo: las relaciones con Washington son tan malas que poco puede influir en ellas el acercamiento de Moscú y Caracas.

Chávez, que se entrevistó en Moscú con Putin y en Oremburgo, al sur de los Urales, con Medvédev, ha expresado su apoyo a la acción rusa en Georgia, perono ha reconocido la independencia de Abjazia y Osetia del Sur.


Socios militares

- El crédito de 1.000 millones de dólares (680 millones de euros) concedido por Moscú a Caracas servirá para la compra de aviones, helicópteros y submarinos, según fuentes del sector.

- Entre 2005 y 2007, Rusia y Venezuela han firmado 12 contratos para el suministro de armas y material militar por valor de 3.000 millones de euros. Moscú ya ha vendido a Chávez 24 cazabombarderos y medio centenar de helicópteros.

El País, España

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Rusia/Venezuela/sellan/alianza/forjar/contrapeso/EE/UU/elpepiint/20080927elpepiint_7/Tes