domingo, 7 de septiembre de 2008

Elección de Palin comienza a rendirle frutos a McCain


Concluida la Convención Republicana, la campaña del senador John McCain tiene pruebas de que escoger como compañera de fórmula a la gobernadora Sarah Palin ha estimulado a los conservadores en el difícil estado de Ohio y mejora sus posibilidades en Pennsylvania y varios estados del oeste con los que hasta ahora contaba el senador Barack Obama.

La campaña de Obama planea concentrarse en la economía, especialmente en vista de las crecientes pérdidas de empleos, y persistir en el esfuerzo por ligar a McCain y a Palin con la política del presidente Bush. Y cuenta con mantener todos los estados que ganó el senador John Kerry en el 2004 y asegurarse los demás votos electorales que necesita con una combinación de Ohio, Nevada, Nuevo México, Colorado, Indiana, Iowa y Virginia.

Cuando faltan poco más de ocho semanas para las elecciones, los dos bandos han transado por una inusualmente amplia serie de confrontaciones de estado en estado, con nuevos anuncios políticos, un mayor enfoque en lograr que sus partidarios voten, y difíciles decisiones sobre en qué invertir el tiempo y el dinero.

Los asistentes de Obama dicen que están preparando nuevos anuncios ajustados a los temas que son importantes en cada estado, como la industria automotriz en Michigan y los desechos nucleares en Nevada, mientras los demócratas retiran anuncios en Georgia, estado de mayoría republicana que Obama había pensado captar con intensos esfuerzos por inscribir nuevos electores demócratas.

Los estrategas dicen que McCain ahora puede contar con una base social conservadora más motivada para que lo ayude en ciertas áreas como el sur de Ohio, donde se decidió la elección del 2004.

Aunque reforzar esa base probablemente no baste para garantizarle la victoria a McCain, los estrategas dicen que le sería muy difícil ganar sin eso. En ese sentido, la presencia de Palin en la boleta, si su candidatura se mantiene sólida bajo el escrutinio de que es objeto, podría ser vital.

Algunos miembros de la campaña esperan que Palin, que es de Alaska, pueda ampliar la popularidad de la boleta en el noroeste del país, adquiriendo fuerza posiblemente en estados como Oregón y Washington, además de reforzar la posición de McCain entre conservadores sociales que hasta ahora eran tibios ante su candidatura, en el mejor de los casos.

''El jueves por la mañana se empezaron a recibir llamadas para saber cómo contribuir a la campaña, dónde están los centros telefónicos, dónde está la literatura para distribuir'', dijo Mike Gonidakis, director ejecutivo de Ohio Right to Life, explicando que a muchas personas las había motivado el discurso de Palin en la convención el miércoles.

David Plouffe, administrador de campaña de Obama, dijo que no les preocupa que Palin capte a votantes independientes y a mujeres indecisas y que la campaña de Obama no piensa combatirla muy agresivamente.

Pero muchas figuras republicanas dijeron que no les preocupa mucho el mensaje económico de Palin y McCain. La campaña afirma que elegir a Obama significa más impuestos y una política demasiado liberal para la mayoría de los electores.

''Incluso ante la crisis hipotecaria y de trabajo, el mensaje republicano fundamental aún es atractivo: no aumentar los impuestos, reducir la interferencia gubernamental, reducir las normas y aumentar la competitividad'', dijo el gobernador Arnold Schwarzenegger, de California.

Aunque los asistentes de McCain antes creían que su simpatía entre los independientes podría ayudarlo en estados tradicionalmente demócratas como Nueva Jersey, y los asistentes de Obama pensaban que el amplio atractivo de su candidato podía darle impulso en estados tradicionalmente republicanos como Montana, los campos de batalla que se definen en las dos campañas se asemejan al mapa electoral de Bush y Kerry en el 2004 y de Bush y Gore en el 2000.

Pero los demócratas creen que tienen la ventaja, contando con que la impopularidad de Bush, el descontento económico y la persistente indignación con la guerra de Irak dificulte mucho a los republicanos ganar en los estados que votaron por Bush en elecciones anteriores.

Los republicanos esperan que representar a McCain como un no conformista en estos dos últimos meses podría ayudarlos a mantener mayorías en esos estados y ganar otros como New Hampshire, donde Bush perdió en el 2004.

En un indicio de cómo McCain define el campo de batalla y el mensaje que recalcará para contrarrestar la estrategia demócrata, el Comité Nacional Republicano compró recientemente espacio en televisión en 14 estados para un anuncio que dice que Obama y los demócratas del Congreso están ``dispuestos a crear impuestos, dispuestos a gastar, pero no dispuestos a gobernar''.

Se presentará en Colorado, Florida, Iowa, Missouri, Carolina del Norte, Nuevo México, Nevada, Ohio y Virginia --todos votaron republicano en el 2004-- que Obama procura enérgicamente ahora, y Michigan, Minnesota, New Hampshire, Pennsylvania y Wisconsin, que votaron por los demócratas en el 2004.

Un indicio de las prioridades de campaña de Obama puede estar en un resumen de cómo distribuye grandes donaciones a una cuenta especial de recaudación estableció para los partidos estatales. Ese resumen muestra que la campaña envía fondos a estados tradicionalmente difíciles como Florida, Ohio y Pennsylvania, pero también a otros generalmente sólidos como Carolina del Norte.


P. HEALY y M. COOPER

New York Times

El Nuevo Herald
http://www.elnuevoherald.com/186/story/279969.html