martes, 23 de septiembre de 2008

Voto hispano es un desafío para Obama


Mientras Barack Obama se prepara para un mitin político el miércoles en su segunda campaña en la Florida en un par de semanas, enfrenta un desafío en el diverso campo de batalla del estado: ganarse a los hispanos.

Obama marcha diez puntos porcentuales por detrás del republicano John McCain entre los hispanos de la Florida, según una encuesta de The Miami Herald, el St. Petersburg Times y Bay News 9 dada a conocer el domingo, que en general mostró una lid muy reñida. Los hispanos prefieren a McCain --51 por ciento contra 41 por ciento-- según la encuesta, en este segmento con un margen de error de 10.6 puntos porcentuales.

Una encuesta Mason-Dixon que se dio a conocer el martes también mostró que McCain está al frente entre los hispanos con una ventaja de 6 puntos porcentuales; esta ventaja está dentro del margen de error.

La diferencia existe a pesar del aumento en la afiliación demócrata en todo el estado y la promesa de Obama de gastar la cifra récord de $20 millones para llegar a los hispanos en todo el país. El martes, la campaña de Obama colocó anuncios políticos en la televisión y radio hispanas de la Florida en los que se muestra a McCain ajeno a los millones de estadounidenses que no tienen empleo ni seguro médico.

McCain también colocó un anuncio en español en el que fustiga a Obama por su disposición de reunirse con líderes hostiles a Estados Unidos como Hugo Chávez.

El rezago de Obama entre los hispanos podría afectar las posibilidades del Partido Demócrata de sacar a los tres legisladores cubanoamericanos del sur de la Florida: Lincoln Diaz-Balart, Mario Diaz-Balart e Ileana Ros-Lehtinen, dijo Roland Sánchez Medina, vicepresidente del Colegio de Abogados Cubanoamericanos.

"No creo que la campaña de Obama esté logrando hacer llegar su mensaje a los votantes hispanos'', dijo Sánchez Medina, que apoya al candidato demócrata. "Me gustaría que la campaña dedicara mucho más tiempo a la Florida''.

El bando de Obama mencionó una encuesta del 19 de septiembre, realizada por New Democratic Network, que mostró que los votantes hispanos de Florida están divididos a la mitad en su intención de voto. Según la encuesta, Obama encontró un fuerte respaldo entre los hispanos de Colorado, Nuevo México y Nevada, estados con grandes poblaciones que hablan español pero pocos cubanoamericanos, que se inclinan por los republicanos.

"El voto hispano será reñido, por lo que lucharemos con más fuerza que cualquier otro demócrata de la Florida'', dijo el consultor político miamense Freddy Balsera, que asesora a Obama sobre cómo llegar a los hispanos. "Será un plan basado en temas concretos que distingue las propuestas de Obama sobre la atención médica, la economía y la reducción de impuestos para las familias de clase obrera y que se contraponen a las propuestas de McCain''.

Desde que ganaron el voto hispano en el 2006, los demócratas de Florida han pronosticado un cambio radical según el que la cantidad de cubanoamericanos mayores será anulada en las encuestas por cubanoamericanos más jóvenes y los recién llegados de América Latina que se preocupan más por la atención médica que por sus países.

Los demócratas también han contado con el rechazo entre los hispanos a la retórica de los republicanos conservadores en materia de inmigración.

Un nuevo anuncio en español muestra a Hugo Chávez despotricando contra los "asquerosos yankis'' y pregunta: "¿Vieron con quién quiere reunirse Obama?"

El anuncio resultará efectivo entre los venezolanos, así como las comunidades cubana y colombiana, que comparten la hostilidad a Chávez, dijo el representante estatal republicano Juan Carlos Zapata, un colombianoamericano.

"Obama habla de conversar con los malos y mucha gente está aquí en la Florida porque huyeron de esos malos, como el caso de Chávez y Fidel Castro'', dijo Zapata.

La oposición de Obama a un acuerdo de libre comercio con Colombia también ha alejado a algunos votantes hispanos que han tenido éxito en el comercio internacional, dijo Zapata.

Las entrevistas con los votantes y líderes comunitarios sugieren que el reto de Obama no es tanto la política exterior, como lo que él no es. Muchos electores hispanos se sentían más cómodos con Hillary Clinton que con Obama.

"Cuando Obama incluyó a Joseph Biden en la boleta, en lugar de Hillary, perdió definitivamente su calculadora'', dijo el encuestador republicano Kellyanne Conway, que contribuyó a realizar la encuesta de The Miami Herald.

Brad Coker, encuestador de Mason-Dixon, dijo que su encuesta encontró una división en la comunidad hispana con un apoyo abrumador a McCain entre los cubanoamericanos y a Obama entre otros hispanos.

Pero es más probable que los partidarios de McCain voten porque viven en Estados Unidos desde hace más tiempo, dijo Coker.

Uno de esos votantes es Rubén Maranges, de 79 años, que nació en Cuba pero ha vivido en Nueva York y Miami durante cuatro décadas. Dijo sobre Obama: "Pienso que no tiene la experiencia para dirigir este país. [Los candidatos] necesitan comprender la economía y los asuntos exteriores''.

Rhadames Peguero, director ejecutivo de la Fundación Nacional Dominicano Americana, con sede en Allapattah, señaló otro asunto que puede estar detrás de la falta de atractivo de Obama entre los hispanos: el racismo. Hace pocos días, en un Home Depot de Hialeah, donde vive Peguero, escuchó a un hispano decirle a su compañero: "No voy a votar por ese negro''.

"No es la mayoría, pero hay ideas racistas en la comunidad'', dijo Peguero.

A medida que aumentan los problemas económicos del país, las cifras de las encuestas de Obama se elevan. Su nuevo anuncio de televisión en español se burla de McCain por haber dicho la semana pasada en Jacksonville que "los fundamentos de nuestra economía son sólidos''. McCain dijo después que se refería a la capacidad de recuperación de la fuerza laboral norteamericana.

McCain y Obama también tienen anuncios en los que se enfrentan en cuestiones de inmigración, pese a que se mantienen en el mismo lado del proyecto de ley permite que los trabajadores ilegales tengan derecho a solicitar la ciudadanía.

McCain también tiene anuncios en los que acusa a Obama de tratar de destruir la legislación con las "píldoras venenosas'' de las enmiendas, a pesar de que el ala conservadora del Partido Republicano condenó ampliamente ese esfuerzo. Obama también trasmitiendo un anuncio engañoso que trata de vincular a McCain con ideas antiinmigrantes manifestadas por Rush Limbaugh, quien criticó a McCain por encabezar la reforma de inmigración en el Congreso.

El Nuevo Herald

http://www.elnuevoherald.com/167/story/290301.html