domingo, 11 de mayo de 2008

"Arrebatos lunáticos" y otros delirios


Desde que Chávez cerró Radio Caracas TV -de cuya infausta fecha pronto se cumple un año- los meses transcurridos han sido horribilis para el autor de tan rechazado crimen contra la libertad de expresión. Ensoberbecido por el triunfo electoral de 2006, creyó tener un cheque en blanco para convertir a Venezuela en otra Cuba, así que, dominado por la ira suscitada por las documentadas verdades transmitidas por RCTV, anunció su cierre. El costo pagado por tan garrafal error político se mide en el hecho irrefutable de que la salida de RCTV despertó a un movimiento estudiantil vigoroso que ha debilitado tan visiblemente a Chávez y sus desvaríos del "comunismo del siglo XXI" (porque de eso se trata, y no de un socialismo democrático), que fueron los estudiantes quienes motivaron a la ciudadanía a abandonar la abstención electoral y a asistir a las urnas el 2D.
Desde el cierre de RCTV, primero, y de su descalabro electoral del 2D, Chávez ha venido "cuesta abajo en la rodada" y parece estar arrastrando a sus socios continentales, a juzgar por la derrota de Evo Morales en el referéndum de Santa Cruz, y la aprobación del Senado boliviano del revocatorio presidencial.

El resultado del 2D fue una catástrofe para Chávez, a pesar de los alardes por demostrar que aplicará "a la machimberra" su rechazada reforma. Sus insultos ya no asustan (quienes simulan hacerlo es más por la petrochequera que por la autoridad de quien grita) y su dedo, ante el que temblaban los subalternos, hoy cede ante el motín de los aspirantes a gobernadores y alcaldes del deshilachado PSUV. Ya nadie pica la carnada de la polarización, que tantos dividendos políticos le rindió en el pasado. Hasta los más humildes se burlan del gran locutor, cuando amenaza con el diablo-Bush, el imperio y el capitalismo salvaje. Amparado en la repetida mentira sobre los supuestos planes "secesionistas" de los "ricos " de Bolivia, Chávez intenta polarizar el clima nacional acusando a la oposición de estar planificando "un movimiento separatista", especie de "media luna" integrada por Zulia, Mérida, Táchira, Barinas y Apure (¿?). Reta al gobernador Rosales "a que busque su ejército" y mientras Evo Morales acepta democráticamente el revocatorio, Chávez amenaza a los bolivianos con una invasión al estilo Vietnam. Haciendo uso del humor negro zuliano Rosales declara que Chávez tiene uno de sus "arrebatos lunáticos" y le responde que "nosotros no queremos la media luna, queremos la luna completa, y la vamos a conquistar en las elecciones de noviembre".

Tal posibilidad le quita el sueño a Chávez. Cuenta con un partido hecho trizas, en el que todos aspiran a cargos de elección. Las encuestas muestran que el inquilino de Miraflores ya no es portaaviones, sino submarino y que debe inclinar la cerviz ante quienes, como Henry Falcón en Lara, no cuentan con su simpatía, pero tiene los votos. O pierde Lara, o se resigna a tener un gobernador autónomo y respondón. Las encuestas ya dicen que Chávez perderá en los estados más poblados. " Si ganan, vienen por mí", repite con la esperanza de convertir las regionales en un plebiscito. No le funcionó el 2D y no le funcionará ahora. La gente está harta de ser víctima de la inseguridad. De escuchar a jefes policiales desvergonzados como al director del Cicpc, quien culpa al asesinado comisario Nelson Mármol de ser el responsable de su propia muerte por haber ido a cumplir una misión con su propio carro, en el que fue emboscado por una banda criminal. (Mientras el Cicpc no tiene vehículos, Chávez regala 60 radiopatrullas a la policía boliviana).

HCHF insulta a Últimas Noticias por decir la verdad sobre el alza de numerosos alimentos en Mercal y Pdval. La inflación acumulada ya es del 30%. La carne regulada no aparece y Fedenaga dice que la producción ha caído un 50%. El 66% del gasto en salud doméstico se va en medicinas que no da el IVSS. El dengue, rubéola y parotiditis repuntan en toda Venezuela. Las misiones están a la deriva y promesas como las hechas al barrio Federico Quirós, cayeron en el olvido, como los miles de otros barrios. Protestan los jubilados (hasta los de la PM) porque no les pagan. Chávez negó el aumento salarial a maestros y médicos, y a empleados y obreros de gobernaciones y alcaldías. Dinero para las cosas vitales como el sistema eléctrico nacional y para la salud, no hay, aunque el Fonden haya pateado $ 35.148 millones, más que el monto de las reservas internacionales. Pero sí hay dinero para los Sukhois, radares y satélites que llegarán para complacer los delirios presidenciales.

Se explican entonces "arrebatos lunáticos" como el de la misión "Circo de Venezuela" creada en abril de 2008, observados en febrero de 1992 en el Museo Militar y oficializados en febrero de 1999 en Miraflores.

Marta Colomina
El Unversail