miércoles, 28 de mayo de 2008

¿Ignorante, fabulador, o las dos cosas?


Pinochobama



Las “equivocaciones” de Obama son muchas y no sobre temas sin importancia. Quienes afirmamos que este personaje es deshonesto y fraudulento no carecemos de pruebas al respecto, pero una prensa abrumadoramente progre y obamita está empeñada en minimizarlas y justificarlas a como de lugar.

Otra semana pasa y va otra semana en que Obama tiene que darle las gracias a la prensa norteamericana, que en su mayoría le adora y que nuevamente ha hecho lo imposible por restarle importancia a su última metedura de pata. No solo dio Obama un discurso para el Día de la Memoria (de los caídos en combate) como si se tratara del Día de los Veteranos de Guerra (que es otro festivo y que tiene lugar dentro de varios meses), sino que refiriéndose a la celebración, contó una historia sobre un tío suyo que como miembro de las FF.AA. estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial, participó de la liberación del campo de concentración de Auschwitz. Pero resulta que Obama (1) no tiene ni tuvo ningún tío norteamericano y (2) las tropas norteamericanas jamás estuvieron en Auschwitz, que fue liberado por el ejército soviético.

La campaña de Obama salió luego a corregir lo dicho por su jefe: resulta que no tenía tío pero tuvo un tío abuelo, hermano de su abuela, la que le crió a y a la que el senador describió como una “típica mujer blanca” y racista. El vocero del senador dijo que el tío abuelo de Obama fue soldado durante la Segunda Guerra y que estuvo en el campo de concentración de Buchenwald. Pero esto tampoco es cierto: el pariente de Obama estuvo en realidad en Ohrdruf, que era un campo de trabajos forzados en Alemania y no un campo de exterminio como Auschwitz o Buchenwald. Además, todo parece indicar que este personaje a quien Obama quiso hacer pasar por familiar cercano, tuvo poco o nada que ver con él. Por cierto, no es la primera vez que Obama habla de Auschwitz: en un discurso en el 2002, afirmó que quienes habían estado allí eran compañeros del ejército de su abuelo (quien tampoco estuvo en el ejército soviético, o sea que también era una torpe mentira).

Lo de Auschwitz es lo último de un número creciente de equivocaciones (o mentiras, dependiendo de cómo se las mire). Porque la colección de falsedades y errores pronunciados por Obama va engordando a medida que pasan los días. Si John McCain hubiera dicho cosas semejantes, la prensa ya habría dicho que tiene Alzheimer y que está gagá. Pocos se atreven, sin embargo, a expresar la realidad, que es que Obama fabula y tiene bastante poco conocimiento sobre cuestiones de política exterior e, inclusive, sobre la historia de su propio país.

Tan solo la semana pasada, Obama dijo en un discurso que Irán y Corea del Norte eran países pequeños que no representaban amenaza alguna para los Estados Unidos. Al día siguiente, se desdijo, afirmando que Irán constituye una grave amenaza. Pero salvo algunos columnistas conservadores, nadie se refirió a esta impresionante contradicción. La semana pasada también, Obama también dijo que hablaría con Hugo Chávez sin precondiciones, pero que cualquiera que apoyara a las FARC (Chávez lo hace abiertamente) debería ser aislado por toda la región. Unos días antes, había afirmado que faltaban traductores de árabe en Afganistán “porque tenemos un número limitado de ellos y están todos en Irak”, cuando en Afganistán no se habla árabe y los traductores al árabe hacen tanta falta allí como los traductores al japonés...

Las “equivocaciones” de Obama son muchas y no sobre temas sin importancia. Quienes afirmamos que este personaje es deshonesto y fraudulento no carecemos de pruebas al respecto, pero una prensa abrumadoramente progre y obamita está empeñada en minimizarlas y justificarlas a como de lugar. Y de impedir que la población en general, y particularmente la gran cantidad de votantes que no sienten un interés especial por la política, se entere. Esperemos que en los próximos meses de campaña, quienes intentan encubrir la falta de preparación y las mentiras del Senador por Illinois no logren su cometido.

Por Pablo Kleinman
Diario de América
http://www.diariodeamerica.com/front_nota_detalle.php?id_noticia=4059