jueves, 15 de mayo de 2008

Interpol: Colombia no manipuló computadores



Fotos divulgadas por Interpol y la Policía de Colombia sobre los computadores de Raúl Reyes

La Interpol afirmó que no existen evidencias de que Colombia manipuló los archivos de computadoras decomisadas en un campamento de las FARC en marzo. La declaración del cuerpo de policía internacional, divulgada el jueves, significa un duro revés para los gobiernos de Caracas y Quito que calificaron de falsos los documentos.

"No hubo interferencia o alteración de cualquier dato, contenido en los archivos, por parte de cualquier autoridad colombiana tras el decomiso del 1 de marzo'', dijo en rueda de prensa el secretario general de Interpol Ronald Noble.

Incluso despejó dudas sobre el origen de las computadoras: "Estamos completamente seguros de que las evidencias, las computadoras vinieron de un campamento terrorista de las FARC... Definitivamente eran sus computadoras''.

El informe, de 39 páginas, también podría aumentar la presión sobre Venezuela para explicar sobre los archivos que indican que su gobierno mantiene una estrecha relación con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Colombia encontró las computadoras tras el ataque a un campamento en Ecuador, cerca de la frontera, y donde murió el guerrillero Raúl Reyes.

Para el presidente venezolano Hugo Chávez. los documentos son falsos y constantemente se refiere a los "supuestos computadores'' de Reyes. Antes de que Interpol difundiera su informe, el ministro de la Defensa venezolano, general Gustavo Rangel Briceño, expresó en Caracas que el estudio es "una gran mentira hecha desde los laboratorios de los Estados Unidos''.

La canciller de Ecuador, María Isabel Salvador, dijo que para su gobierno los documentos "no tienen validez, no tiene validez jurídica, no tiene ninguna validez''.

De acuerdo a algunos de los documentos divulgados por Bogotá en marzo, altos funcionarios de Quito se reunieron con miembros de las FARC, discutiendo incluso colocar en la frontera militares ecuatorianos que fueran simpatizantes a los rebeldes.

Ecuador lo niega, pero admite que su ministro de Seguridad, Gustavo Larrea, sí se reunió con Reyes, en un local no revelado. Noble dijo que ha expresado a Ecuador y Venezuela que está "dispuesto a ir a allá a explicar qué hicimos y cómo lo hicimos... nunca fui invitado'', señaló.

El vocero del Departamento de Estado Sean McCormack expresó dijo que su gobierno ha recibido informes sobre el apoyo del gobierno venezolano a las FARC y que el panorama descrito en las versiones "es inquietante, sumamente inquietante.

Son acusaciones graves de que Venezuela está suministrando armas y apoyo a una organización terrorista''.

El reporte dice que Colombia no siempre siguió métodos internacionalmente aceptados al manejar los computadores, pero que los expertos no encontraron evidencias que Colombia modificó, borró o creó algún archivo en los tres computadores portátiles Toshiba Satellite, dos discos duros externos y tres memorias portátiles.

Los discos de los computadores contienen vasta información --610 gigabytes de datos incluyendo 7,989 direcciones de correo electrónico, 10,537 archivos de video y sonido, 22,481 páginas de internet, 37,872 documentos escritos y 210,888 imágenes, de acuerdo con Interpol.

Sólo 983 de los archivos estaban codificados. El análisis se limitó a verificar si Colombia alteró o no los archivos, si manejó correctamente la evidencia, y no el contenido mismo de cada uno de los documentos.

Los dos expertos forenses de Interpol, un australiano y otro de Singapur, no hablan español "lo que ayudó a eliminar la posibilidad de que fueran influenciados por el contenido de cualquier información que examinaban'', indicó el informe.

"Ninguno de los datos contenidos en los equipos confiscados fueron alterados, dañados o destruidos'', dijo el informe. Los tres computadores portátiles fueron encontrados dentro de maletines metálicos y fueron comprados en la Florida, dijo un funcionario colombiano quien habló en anonimato debido a la sensibilidad del tema.

Indicó que la mayoría de los archivos parece que le llegaban codificados a Reyes y que era su asistente "Eliana'' quien los abría para el comandante rebelde. La mujer también murió en el bombardeo al campamento rebelde el 1 de marzo.

Los periodistas de The Associated Press, Gonzalo Solano, en Quito y Fabiola Sánchez en Caracas, contribuyeron a esta información.


Por Frank Bajak
The Associated Press
El Nuevo Herald
http://www.elnuevoherald.com/167/story/208041.html