lunes, 19 de mayo de 2008

Una desesperanza profunda



El Comunismo es una idea absolutamente necia ¿cómo es posible que ellos insistan?

Charlando con Milagros Socorro uno refuerza la esperanza. Ella es el optimismo pleno y la certeza total de que esta locura, esta destrucción absurda del país, que el Comandante ejecuta, no puede durar. ¡¡Qué manera tan hermosa y convincente de exponer la dolorosa tragedia viviente que es Chávez!! "No lo hagas, papá, no sabes lo que estás haciendo, no agredas a Ángela Merkel, la canciller alemana. Una cosa es ofender a Bush y otra muy distinta acabar de enemistarte con la Unión Europea".

Pero a medida que se consolida la certeza del autosuicidio de Chávez; a medida que crece la confianza en que saldremos de "esto", en esa medida una terrible desesperanza se va apoderando de mí. ¡¡El dolor de ver a un Ser Humano hundirse irremediablemente en sus propios desatinos!! Sin la menor esperanza de que ninguno de sus compinches pueda ayudarlo a corregir el rumbo. Unos pocos, porque aunque saben lo que está pasando, se están "llenando" y la gran mayoría porque no entienden nada.

Esa desesperanza que Chávez nos genera se ahonda en cuanto uno piensa en Alemania y en el pobre diablo que fue Hitler. ¿Cómo pudo un país tan culto dejarse llevar -por un loco- a ese crimen masivo que fue el Nazismo? ¿Cómo fue posible tanta estupidez? ¿Cómo pudieron ocurrir las masacres del Comunismo, de Stalin, Mao o Pol Pot? ¿Podría repetirse esa locura en Venezuela? ¿O podemos contagiarnos con el optimismo de Milagros, pensando que la puesta en evidencia de su apoyo a las FARC acelerará la caída de Chávez?

Lamentablemente la desesperanza termina aplastándome. En cuanto dejo de pensar en la certeza de que saldremos de Chacumbele y recaigo en las inmensas limitaciones del Ser Humano, encarnadas en él, en los que lo siguen... y en mí; esto es ¡¡en cuanto me asomo a las carencias de la especie, la tristeza se hace insoportable!! Es comprensible que los rusos, chinos, vietnamitas y cubanos se ilusionaran con el cuento bobo del Hombre Nuevo, pero después que todos esos experimentos fracasaron, cuando es ya ostensible que el Comunismo es una idea absolutamente necia ¿cómo es posible que ellos insistan?

Ningún afán desbordado de enriquecerse, ningún ansia primitiva o reprimida de poder; ningún resentimiento, por profundo que sea; ningún trauma infantil o exclusión social o racial; ningún marxismo trasnochado o ideología hueca; ningún antiimperialismo visceral u obsesión bolivariana, zamorana o antipaecista, ¡¡nada de eso puede explicar la profunda ceguera de Chávez o la de hombres como Arias Cárdenas, Vielma Mora, Alí Rodríguez, José Vicente o Aristóbulo!!

La explicación para esa ceguera suicida -a riesgo de que el dolor y la desesperanza crezcan- hay que buscarla en otro lado. Porque dicha explicación, igual que para Hitler, Lenin, Mussolini, Stalin, Mao o Fidel Castro, tiene que ver con causas mucho más profundas. ¡¡Tiene que ver con los límites de la especie humana!! Con la muy reducida capacidad de raciocinio que tenemos, con los condicionamientos genéticos o el peso demoledor que la animalidad tiene en nosotros, frente a un desarrollo mínimo de la espiritualidad y la inteligencia; con el hecho de que lo Humano tiene apenas diez milenios, frente al millón de años que vivimos en la selva, confundidos con los primates y los reptiles.

La explicación tiene que ver con el pesimismo trágico de Nietzsche que lo hizo soñar con un Superhombre; y con esa "definición" de Heidegger que nos concibió como una "pura posibilidad de ser", es decir, como un ente que puede crear las cosas más sublimes, pero también las más heroicas idioteces.

Emeterio Gómez
ND / El Universal

http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=381209