lunes, 16 de febrero de 2009

"Combatir la inseguridad inicia con cambiar el verbo violento"

Caricatura de Rayma


Proponen medidas luego de que Chávez admitiera el problema de la violencia

El presidente Chávez llegó al "balcón del pueblo" a festejar el triunfo del Sí con un haber de 277 homicidios sólo en el mes de enero en Caracas, y en medio del festejo por primera vez reconocía: "Debemos todos los venezolanos y especialmente nosotros, como Gobierno revolucionario, emprender una lucha férrea contra la inseguridad y yo empeño mi palabra en esta batalla". La promesa llega un año después de que dijera que es falso que Venezuela hoy es más insegura que hace nueve años. "Esa es una mentira del tamaño de la Catedral".

Según Roberto Briceño León, director del Observatorio Venezolano de la Violencia, y Fermín Mármol León, ex director de la antigua PTJ, reconocer el problema es muy importante.

Para Briceño, el primer paso para ejecutar un plan contra la inseguridad es: "Mandar un mensaje muy claro de condena de la violencia y de los violentos, reforzar el sentido de la ley y el respeto de ésta por todos, comenzando por los propios funcionarios". Además asegura que es necesario "cambiar el verbo violento". En este punto coincide Mármol, quien afirma que el discurso debe ser un ejemplo.

Briceño considera indispensable que se garantice la vigencia de la ley en todas partes: "No puede haber zonas de la ciudad donde la policía no entra o en los que la ley no se aplica".

Dice que se requieren recursos importantes para la policía y gastar menos dinero en aviones y submarinos, "nuestra guerra es de violencia ciudadana".

Para Mármol León es indispensable desarmar a la población, y tomar medidas más allá de la represión, resolviendo problemas sociales como el abandono de la niñez, donde, asegura, está el germen de la delincuencia. Considera que si no se atiende a los jóvenes se termina castigando al adulto.

Seguridad nacional y ciudadana
Rocío San Miguel, presidenta de la asociación civil Control Ciudadano, dice que ellos avalan el reconocimiento del problema hecho por el Presidente. Dice que abordar el tema de la inseguridad requiere, de entrada, garantizar la seguridad nacional desde una perspectiva global, tratando temas como: la atención de las fronteras con los desmovilizados y combatientes guerrilleros y paramilitares que pudieran estar actuando asociados a la delincuencia organizadas, el tráfico internacional de armas ligeras y el narcotráfico.

En cuanto a la seguridad ciudadana, hay que garantizar la rendición de cuentas pues el Gobierno no permite auditorías en materia de cifras de homicidios o lesionados; poner en marcha una ley de desarme, y sincerar el tema de la Policía Nacional.

Otro gran tema es el control de las armas legales, pues no se sabe lo que produce, importa o exporta la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares, ni se conocen los registros de la Dirección de Armamento de las Fuerzas Armadas, y no hay control en la producción de armas bacteriológicas o elementos como la urea asociados a la fabricación de explosivos.

Los tres especialistas coinciden en la importancia de evitar y condenar la impunidad, pero para que todo esto sea posible las acciones del Gobierno ahora deben ser consecuentes con la promesa del Presidente.

Laura Dávila Truelo
EL UNIVERSAL

http://www.eluniversal.com/2009/02/17/sucgc_art_combatir-la-insegur_1271447.shtml