martes, 3 de febrero de 2009

El peor enemigo de Chávez: la escasez de alimentos

"Los precios no paran de subir y los salarios no alcanzan'', aseguró Desiree Pereira, de 30 años y programadora informática. "Es hora de dar una oportunidad a otro''.
Food prices rose by nearly 50 percent in Venezuela last year, easily the highest rate in Latin America. High inflation and food shortages pose a major problem for Venezuelan President Hugo Chavez as he asks Venezuelans on Feb. 15 to lift term limits so he can seek re-election. Bananas are sold at the Quinta Crespo publick market February 3, 2009. Ivan Gonzalez / MCT
Tito Ramos, who runs one of the dozens of food stalls at the Quinta Crespo market, February 3, 2009, says the products currently in short supply are sugar, white rice, coffee. Food prices rose by nearly 50 percent in Venezuela last year, easily the highest rate in Latin America. High inflation and food shortages pose a major problem for Venezuelan President Hugo Chavez as he asks Venezuelans on Feb. 15 to lift term limits so he can seek re-election. Ivan Gonzalez / MCT
"The situation here is good, thanks to Comandante Chavez," said John Fernandez, a 55-year-old real estate broker, as he bought a couple of pounds of shrimp and squid Tuesday, February 3, 2009, at the Quinta Crespo public market. "Thanks to him, the poor eat three times a day. I hope he stays in power a long time." Food prices rose by nearly 50 percent in Venezuela last year, easily the highest rate in Latin America. High inflation and food shortages pose a major problem for Venezuelan President Hugo Chavez as he asks Venezuelans on Feb. 15 to lift term limits so he can seek re-election. Ivan Gonzalez / MCT
"The food sellers are the problem," Maria Rondon says as she laments she can't buy white rice, Tuesday, February 3, 2009. "They are multi-millionaires. Chavez is the only one who cares about the poor." Food prices rose by nearly 50 percent in Venezuela last year, easily the highest rate in Latin America. High inflation and food shortages pose a major problem for Venezuelan President Hugo Chavez as he asks Venezuelans on Feb. 15 to lift term limits so he can seek re-election. Ivan Gonzalez / MCT
Food prices rose by nearly 50 percent in Venezuela last year, easily the highest rate in Latin America. High inflation and food shortages pose a major problem for Venezuelan President Hugo Chavez as he asks Venezuelans on Feb. 15 to lift term limits so he can seek re-election. Chickens are sold at the Quinta Crespo public market, February 3, 2009. Ivan Gonzalez / MCT

Food prices rose by nearly 50 percent in Venezuela last year, easily the highest rate in Latin America. High inflation and food shortages pose a major problem for Venezuelan President Hugo Chavez as he asks Venezuelans on Feb. 15 to lift term limits so he can seek re-election. Ivan Gonzalez / MCT



Desiree Pereira no podía decidirse el martes por ninguna de las calabazas que había en un puesto de viandas. Sin embargo, no expresó duda alguna cuando se le preguntó por la economía venezolana bajo el presidente Hugo Chávez.

"Los precios no paran de subir y los salarios no alcanzan'', aseguró la mujer de 30 años y programadora informática. "Es hora de dar una oportunidad a otro''.

Una inflación del 31 por ciento --probablemente la más alta de toda Latinoamérica-- y la continua escasez de alimentos son grandes problemas para Chávez en momentos que pide a los venezolanos que levanten la limitación a los términos presidenciales para que pueda postularse indefinidamente. El precio de los alimentos aumentó casi 50 por ciento en el 2008. El control gubernamental de precios ha mantenido bajo el precio de la gasolina, la electricidad y el servicio telefónico.

Chávez se ha enfrascado en una fuerte defensa de sus 10 años de gobierno en una campaña por todo el país de cara a las elecciones del 15 de febrero, señalando que heredó una economía en recesión en 1999 y que ya ha pasado por un auge económico. Durante su presidencia, el porcentaje de venezolanos que viven en pobreza extrema --con $1 o menos al día-- se ha reducido a la mitad, según las estadísticas gubernamentales.

En una economía que depende cada vez más del ingreso petrolero, Chávez ha usado los petrodólares que generó el alza récord del precio del crudo para invertir miles de millones en escuelas y servicios médicos, así como para subsidiar los alimentos para los pobres.

La cantidad de pensionados también ha aumentado significativamente, de unos 387,000 en 1998 a casi 1.3 millones en el 2008, según el gobierno.

Estos subsidios, ahora en peligro debido al colapso del precio del petróleo, le han dado cierta ventaja en el próximo referendo.

"La situación es buena gracias al comandante Chávez'', dijo el martes el corredor inmobiliario John Fernández, de 55 años, mientras compraba un par de libras de camarones y calamares en el mercado público de Quinta Crespo. "Gracias a él los pobres comen tres veces al día. Ojalá siga en el poder mucho tiempo''.

Si Chávez gana el referendo se postulará a la reelección en el 2012 por otro término de seis años.

Aunque los sondeos muestran que la delincuencia es la mayor preocupación del público, la inflación y los problemas económicos también son importantes para muchos, dijo Oscar Schemel, encuestador de Caracas.

Los analistas consideran que Chávez ha convocado al referendo ahora porque la economía se desacelera a gran velocidad. Venezuela tuvo un crecimiento económico de 8.5 por ciento en el 2007, pero sólo del 4.9 por ciento en el 2008. El analista económico Pedro Palma pronostica que el 2009 verá un decrecimiento de 1.5 por ciento y la inflación llegará a 45 por ciento.

Asdrúbal Oliveros, economista principal de Ecoanalítica, una firma de asesoría de Caracas, considera que la torpeza y la ardiente retórica de Chávez son responsables del alza de los precios.

Los gastos de Chávez, según Oliveros, han dejado a Venezuela inundada de dinero.

Paradójicamente, sin embargo, las empresas tanto venezolanas como extranjeras no están invirtiendo para ampliar la producción y satisfacer el alza de la demanda.

Oliveros dijo que la demanda del consumidor aumentó un 20 por ciento anual durante los últimos dos años, pero la producción creció sólo 8 por ciento. Un aumento anual del 40 por ciento en importaciones cubrió la diferencia.

El resultado ha sido más inflación.

"Las empresas ven a Venezuela como un medio hostil a las inversiones debido a los constantes ataques de Chávez al sector privado'', dijo Oliveros.

A los empresarios casi les da un ataque cuando Chávez decretó el domingo que todos los establecimientos tendrían que cerrar el lunes para celebrar su décimo aniversario en el poder.

Chávez ha tratado de luchar contra la inflación de los alimentos haciendo que el gobierno exija que la carne, el pollo y docenas de otros productos deben venderse a precios artificialmente bajos. Entidades oficiales también venden comida a un precio inferior al del mercado en los barrios pobres.

Las medidas han tenido algún tipo de éxito, dijo Ylva Mora, que dirige una organización sin fines de lucro con sede en Caracas.

"Sin embargo, los pobres sufren el aumento de los precios cuando no pueden comprar los alimentos subsidiados'', dijo Mora, quien agregó que mientras 15.6 millones de venezolanos compraron alimentos subsidiados en el 2005, en el 2008 fueron sólo 9.9 millones.

Al igual que muchos vendedores de alimentos, Manuel, que no quiso que lo identificaran por su apellido, culpó a los controles que el gobierno ejerce sobre los precios de la escasez crónica de alimentos.

"Comprar carne me cuesta 11.3 bolívares por kilogramo'', dijo Manuel, mientras los carniceros descuartizaban una res a sus espaldas. "El gobierno nos exige que vendamos esto a 11.9 bolívares por kilo. Pero así no gano ningún dinero. De modo que vendo sólo 10 por ciento de la carne al público y el resto se la vendo a los restaurantes que me pagan 18 bolívares por kilo. Por eso los clientes no pueden comprar la carne que quieren''.

Tito Ramos, que administra una de las docenas de quioscos de comida en el mercado Quinta Crespo, dijo que los productos que más escasean son azúcar, arroz blanco y café.

Hace un año eran leche, huevos y queso.

José Peña dijo que por lo general se queda sin pollo a las 11 a.m. todos los días debido a la escasez.

"La semana pasada tuve que despedir a dos empleados porque no gano lo suficiente'', dijo Peña.

María Rondón, que guardaba sus compras en una bolsa, se lamentó de que el martes no pudo comprar arroz.

"El precio ha subido enormemente'', dijo Rondón. "Antes era tres bolívares por kilo. Ahora son 6.5 bolívares el kilo''.

Pero Rondón no culpa a Chávez del aumento de los precios.

"Los vendedores de comida son el problema'', dijo Rondón. "Son multimillonarios. Chávez es el único que se preocupa por los pobres''.


El Nuevo Herald

http://www.elnuevoherald.com/213/story/373644.html