sábado, 28 de febrero de 2009

El Ejército desembarca en Ciudad Juárez para poner fin a la violencia


Soldados del Ejército mexicano, al llegar a Ciudad Juárez. (Foto: AP)


Cerca de 1.800 soldados han llegado a la mexicana Ciudad Juárez para proteger de los cárteles del narcotráfico a la localidad, la más violenta de México, informaron fuentes oficiales.

La llegada de los militares forma parte de un contingente de 5.000 policías federales y militares que patrullará la ciudad a partir de la próxima semana. Hasta el momento, y desde abril del 2008, el estado de Chihuahua, donde se ubica la ciudad, contaba con 2.500 soldados y policías federales que la vigilaban.

El año pasado, la urbe registró 1.600 asesinatos vinculados en su mayoría al crimen organizado, de los 2.206 que hubo en el estado y los 5.600 aproximadamente que hubo en todo el país.

Enrique Torres, portavoz del operativo conjunto Chihuahua, informó de que los efectivos restantes llegaran en los próximos días, pero que no se dará información al respecto para no entorpecer las labores de las autoridades federales.

La llegada de refuerzos para poner coto a la violencia fue anunciada esta semana por el gabinete de seguridad federal, integrado por los secretarios de Gobernación (Interior), Marina, Defensa Nacional, Seguridad Pública y por el fiscal general.

Chihuahua, donde se encuentra la fronteriza Ciudad Juárez, fue durante el 2008 el estado más violento de México y copa buena parte de los asesinatos cometidos este año en el país.

En los primeros 50 días de este año se contabilizaron en Chihuahua 477 asesinatos, de los 973 de todo el país, según recuentos extraoficiales. Entre los fallecidos había ya 17 policías y militares, frente a los 90 uniformados del pasado año de 2008.

El viernes pasado por la madrugada fueron asesinados en una población chihuahuense cuatro policías, dos estatales y dos municipales.

Los dos agentes locales que fueron asesinados en una gasolinera, hasta donde llegó un comando armado que disparó contra ellos con armas de grueso calibre.


El Mundo, España